A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z



Gandásegui, Marco A.

Marco A. Gandásegui, hijo, Profesor de Sociología en la Universidad de Panamá e investigador en el Centro de Estudios Latinoamericanos (CELA), “Justo Arosemena”. Coordina el grupo de trabajo de Estudios sobre EE.UU. de CLACSO y el Observatorio sobre las Drogas de la Universidad de Panamá. Es director de la revista TAREAS. Realizó sus estudios de doctorado en la Universidad del Estado de Nueva York, EE.UU.

Leer más...

Es autor de múltiples libros y artículos en revistas especializadas.

Recientemente publicó EEUU: Más allá de la crisis (edición CLACSO-Siglo XXI, México) y “El debate sobre la ampliación del Canal de Panamá” (coedición CELA-Portobelo). Además, se destacan "Las clases sociales en Panamá", "La democracia en Panamá" y "El mito de la comunicación social", entre otros. Sus artículos aparecen regularmente en Panamá y en otros países.

 


Los más leídos  


La muralla de la paz

Por Marco A. Gandásegui, hijo*

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

Hay murallas que se construyen para la paz.

Esa es la muralla de Nicolás Guillén (1902-1989), poeta cubano, quien cantó para que todas las manos se juntaran y evitaran la guerra. Su plegaria pretendía unir a los pueblos del mundo. La muralla ha sido grabada por el grupo chileno Quilapayún, así como por los españoles  Ana Belén y Víctor Manuel.  Son muchas las murallas que, por mala fortuna, han sido levantadas para la guerra.

Con su poema La muralla, el cubano Nicolás Guillén pretendía unir a los pueblos del mundo, pero por mala fortuna, son muchas las levantadas para la guerra, como la proyectada por Trump para separar a los pueblos que viven a orillas del río Grande.

Así es la muralla que pretende construir Trump para separar los pueblos que viven a orillas del río Grande, entre México y EEUU.

Según Trump la muralla que se construiría entre EE.UU. y México tendría una extensión de mil 600 kilómetros y un costo de 8 mil millones de dólares. El especulador norteamericano asegura que esa cifra es  “muy pequeña comparada con el dinero que EE.UU. pierde con México”.

Trump asegura que México pagará la construcción de la muralla si él gana  las elecciones en noviembre. Según un diario de la capital mexicana, “como es habitual en las promesas electorales del candidato a la Casa Blanca, los números no encajan y a veces son mentiras”.

A pesar de las amenazas de Trump contra los empresarios norteamericanos que inviertan en México, muchos le hacen caso omiso a su proyecto de muralla. La segunda empresa de automóviles  de EE.UU., la Ford Co., anunció que va a invertir mil 600 millones de dólares en una nueva fábrica en la localidad mexicana de San Luis Potosí, que dará empleo a dos mil 800 personas, casi todas mexicanas.

“Como es habitual en las promesas electorales del candidato a la Casa Blanca, los números no encajan, y algunos de ellos son mentiras”. Las grandes multinacionales estadounidenses no le están haciendo mucho caso.

El gobierno mexicano pagaría la muralla, según Trump, en tres pasos. En su "primer día" en la Casa Blanca, el magnate exigirá que los "extranjeros" que residan en ese país norteño presenten pruebas de su residencia legal para realizar transferencias de dinero fuera del país.

El "segundo día" de su presidencia, sostiene,  México elevaría una protesta diplomática por la medida anunciada. "En el tercer día" de su mandato exigirá al gobierno mexicano que pague una cantidad indeterminada de miles de millones de dólares para construir el muro.

Si no lo hace, le prohibiría a los mexicanos indocumentados transferir fondos a sus familias. Los asesores de Trump dicen que los mexicanos en EE.UU. envían a su país 24 mil millones de dólares anuales en remesas. El monto "actúa como una red de protección social en México".

De antemano, anuncia la guerra. Hay una masa electoral en su país que apoya la guerra. Por esta razón hay mucho miedo en el mundo. Los pueblos latinoamericanos luchan por la paz. El pueblo norteamericano también. Pero hay 'alacranes y ciempiés' que quieren tomarse el poder político (entre ellos candidatos como Trump o golpistas más al sur) para separar a los pueblos y hacer la guerra.

A diferencia de los guerreristas como Trump, los latinoamericanos sabrán abrirle la muralla 'al corazón del amigo'. También hay 'rosas y claveles' a los cuales la muralla les abrirá paso.

Lean más abajo el texto de La muralla, de Nicolás Guillén.

Para hacer esta muralla / tráiganme todas las manos / Los negros, sus manos negras,
los blancos, sus blancas manos.

Ay,

una muralla que vaya… desde la playa hasta el monte / desde el monte hasta la playa, bien / allá sobre el horizonte.

¡Tun, tun! / ¿Quién es? / Una rosa y un clavel... / ¡Abre la muralla!

¡Tun, tun! / ¿Quién es? / El sable del coronel... / ¡Cierra la muralla!

¡Tun, tun! / ¿Quién es? / La paloma y el laurel.../ ¡Abre la muralla!

¡Tun, tun! / ¿Quién es? / El alacrán y el ciempiés.../ ¡Cierra la muralla!

 

Al corazón del amigo, abre la muralla / al veneno y al puñal, cierra la muralla;

Al mirto y la yerbabuena, abre la muralla / al diente de la serpiente, cierra la muralla;

Al ruiseñor en la flor, abre la muralla...

 

Alcemos una muralla, juntando todas las manos; los negros, sus manos negras,

Los blancos, sus blancas manos.

Una muralla que vaya/ desde la playa hasta el monte /desde el monte hasta la playa, bien / allá sobre el horizonte...

 


ag/mg

 

*Profesor de Sociología de la Universidad de Panamá e investigador asociado del CELA.