A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z



Nils Castro

Castro, Nils

Fue profesor en universidades de México, Cuba y Panamá. En Cuba, dirigió la Escuela de Letras, el Departamento de Filosofía y la Dirección de Extensión Universitaria de la Universidad de Oriente.

Leer más...

En la Universidad de La Habana, asesoró la Dirección de Métodos y Medios de Enseñanza y la Dirección de Planificación Docente.

En Panamá, fue director de Planificación Académica y director de la Escuela de Diplomacia de la Universidad de Panamá. Luego, asesor para asuntos internacionales del general Omar Torrijos, así como de varios presidentes de la República. Dirigió las relaciones internacionales del partido político creado por Torrijos y participó en la fundación de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina (COPPPAL), de la cual fue secretario ejecutivo y vicepresidente.

Fue embajador de su país en México y embajador adjunto en Naciones Unidas durante la última participación de Panamá en el Consejo de Seguridad.

Ha ejercido como periodista y publicado numerosos ensayos, en los últimos años mayormente sobre problemas latinoamericanos.

Libros más recientes: Las izquierdas latinoamericanas: observaciones a una trayectoria; Las izquierdas latinoamericanas en tiempos de crear; y América latina: integración emancipadora o neocolonial.

 

 

 

 

 

 

 



Los más leídos  


Fidel: raíz y perseverancia de sus convicciones

Por Nils Castro*

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

El pensamiento y acción de Fidel Castro tiene orígenes en la historia revolucionaria  y de liberación cubana, y proyecciones en las expectativas del Tercer Mundo en general y de Latinoamérica en particular. En lo que toca al primer aspecto, las iniciativas plasmadas en el asalto al cuartel Moncada, el desembarco del Granma y el comando de la guerra de liberación nacional, desde la Sierra Maestra hasta La Habana, lo demuestran tempranamente, una y otra vez.

El Moncada y el Granma  no fueron concepciones diferentes, una en remplazo de la anterior, sino dos soluciones tácticas a la misma idea estratégica. Y ambas con cercanos precedentes en la historia política del país.

Antes del golpe de Estado y la tiranía de Fulgencio Batista, ya el desgreño de la democracia corrupta impuesta por la intervención estadunidense de 1898 había enterrado el proyecto liberador y revolucionario de José Martí, aumentado la miseria y convertido a la isla en una neocolonia norteamericana. Con ello se había ganado la decepción y repudio de la mayor parte del país.

Ya entonces la joven generación que celebró el centenario del natalicio de Martí se agitaba en el “movimiento”, la pluralidad de grupos espontáneos que discutían cómo rehacer y adecentar la nación. Tras el golpe, asqueados por la cobardía y el oportunismo de los políticos y sus partidos ante Batista, estos grupos pasaron a debatir cómo y para qué deshacerse del tirano y sus cómplices. No tenía sentido correr el riesgo de combatir a los golpistas para volver a más de lo mismo.

El Moncada y el Granma no fueron concepciones diferentes, una en remplazo de la anterior, sino dos soluciones tácticas a la misma idea estratégica, ambas con cercanos precedentes en la historia política del país.

Fidel, al inicio como estudiante y luego como joven abogado, lideraba uno de esos grupos mayores, el más organizado y militante. De allí surge la idea de que superar aquella situación exigía una revolución orientada a dos fines: recuperar el proyecto martiano de liberación nacional y democracia radical, y realizar reformas sociales de fondo.

Hacer esa revolución, por los medio institucionales existentes, antes del golpe era impensable, y después de éste imposible. Había que hacerlo a través de un alzamiento que culminase en una rebelión nacional para remplazar al régimen político existente.

No era la primera vez que una joven generación cubana se planteaba el mismo problema. También lo había enfrentado Martí, quien convocó a “la guerra necesaria”, desembarcó con una expedición revolucionaria y cayó en combate alentando ese proyecto. Como a su vez lo hicieron los revolucionarios enfrentados a la dictadura de Gerardo Machado  “el asno con garras” , quienes encabezaron la efímera revolución de 1933, igualmente frustrada por el gobierno de Washington con la complicidad de Batista.

La iniciativa de Fidel y su grupo requería entrenarse, obtener armas, iniciar un levantamiento y crear una fuerza guerrillera. Nada demasiado sorprendente, sino la reanudación de un esfuerzo: los abuelos de la generación del centenario martiano fueron mambises o colaboradores de la guerra mambisa, y sus padres habían sido participantes o simpatizantes de la revolución del 33.

¿Cómo dotarse de medios? El plan de atacar un cuartel importante para tomarle las armas, en una ciudad susceptible de apoyar al movimiento y, además, situada en una zona apropiada para replegarse a las montañas e iniciar una guerrilla con apoyo urbano y campesino, llevó, por sí solo, a decidir el objetivo: Santiago de Cuba, capital de la entonces provincia de Oriente, de antiguas tradiciones revolucionarias y sede del cuartel Moncada.

La operación debía organizarse en secreto desde La Habana, provincia originaria de la mayoría de los integrantes del grupo. La parte más difícil del plan se cumplió escrupulosamente: seleccionar a los participantes, entrenarlos, buscar armas, trasladarlos desde La Habana al otro extremo del país, reunirlos en un lugar desde donde moverse al punto del combate.

Uno de los grandes méritos de Fidel fue culminar con éxito experiencias que ya tenían arraigo en la memoria colectiva de su pueblo, como las protagonizadas por Antonio Guiteras y Julio Antonio Mella.

Las armas, conseguidas sin posible cooperación de políticos con recursos, eran modestas, mayormente rifles y escopetas de cacería, de poco calibre y alcance. Por lo tanto, el factor sorpresa era esencial. Para contribuir a lograrlo, el asalto al cuartel se realizó en la madrugada de una noche del carnaval y los asaltantes se disfrazaron de sargentos del ejército.

No obstante, un par de incidentes fortuitos lo frustró. No es aquí el lugar para analizar el resto de esa operación ni las causas de su derrota. Al cabo de los años, un examen objetivo lleva a concluir que, en sus circunstancias, era un buen plan.

Como sabemos, ese revés costó numerosas víctimas, en su mayoría prisioneros asesinados después del combate. Algunos de los muchachos lograron escapar con ayuda de la población. Otros fueron apresados después que la ciudad y los medios de comunicación se alertaron; así que sobrevivieron presos y fueron a juicio, en el cual denunciaron los crímenes  del régimen. Sobre todo Fidel, cuyo inteligente alegato ante el tribunal se convirtió en La historia me absolverá, que se constituiría  de inmediato en el llamado a la Revolución y su propuesta de gobierno.

En los siguientes años las movilizaciones por la libertad de los presos políticos y la amnistía a los moncadistas lograrían su liberación. Fidel y sus compañeros constituyeron el Movimiento Revolucionario 26 de Julio, al que se unieron numerosos jóvenes de los demás grupos revolucionarios, incluido el que lideraba en Oriente Frank País -quien en la siguiente etapa desempeñaría un relevante papel en la guerrilla urbana- y el apoyo de las ciudades a los combatientes del futuro Ejército Rebelde.

Luego del Moncada quedó descartado repetir esa opción, pero el siguiente objetivo se mantuvo. Acosado por el régimen, Fidel se exilió en México, donde ya se encontraba un grupo de moncadistas y otros revolucionarios, con quienes organizó la expedición del Granma, cuyo desembarco en la provincia oriental iniciaría la guerrilla que, con su crecimiento urbano y campesino, formó el Ejército Rebelde, protagonista de la guerra de liberación nacional.

Tampoco hay espacio aquí para examinar la evolución sociopolítica y militar de esa guerra, en la cual un ejército profesional de 100 mil hombres, bien entrenado y equipado por Estados Unidos, fue derrotado, ocho años después del Moncada, por una fuerza popular que  con amplio apoyo social  llegó a sumar, en su mayor momento, unos mil 500 milicianos.

El talento, la fidelidad a los principios éticos, la tenacidad política y el ejemplo hicieron de Fidel Castro la personalidad histórica y el líder que continuará siendo.

¿Cómo explicar que en esos años la sociedad cubana, luego de medio siglo de penetración cultural norteamericana, corrupción interna  y destrucción de los valores nacionales, asimilara acontecimientos como los del Moncada, el Granma y la guerra? Uno de los primeros grandes méritos de Fidel, gracias al tesón y coraje de sus convicciones y liderazgo, fue culminar con éxito experiencias que ya tenían buen arraigo en la memoria colectiva de su pueblo.

En vísperas de la revolución del 33, Tony Guiteras había apoyado el asalto al cuartel de San Luis para armar una guerrilla que operó contra la tiranía machadista en la zona de Las Tunas. Y luego de que la oligarquía, la embajada norteamericana y Batista derribaran al gobierno “de los 100 días”-del cual él había sido el ministro más progresista-, Guiteras planeó el asalto al cuartel de Bayamo para equipar a una fuerza guerrillera que traería desde México. Cayó en combate cuando esperaba la embarcación que lo sacaría de la isla con ese fin.

Ya antes, Julio Antonio Mella, exiliado por la persecución machadista, había organizado en México a los revolucionarios cubanos emigrados, para emprender una expedición destinada a desembarcar en Cuba con igual propósito. Fue asesinado en la ciudad de México, a plena luz del día, por pistoleros a sueldo de Machado poco antes de concluir los preparativos.

En ambos casos, como después en el de Fidel, se trató de proyectos incluyentes, que unían a las corrientes nacionalistas y social reformadoras en una alianza pluriclasista, con un programa progresista que ya la mayoría de la población podía comprender, hacer suyo y secundar con su participación, como fue el caso de La historia me absolverá. Si la realidad, de la cual el desarrollo de la cultura política popular es factor decisivo en los siguientes momentos, demanda y permite sustentar más que esa propuesta, la lucha y el tiempo lo concretarán.

En esa perspectiva, el talento, la fidelidad a los principios éticos, la tenacidad política y el ejemplo de Fidel Castro hicieron de él la personalidad histórica y el líder que continuará siendo.

ag/nc

 

*Profesor escritor y diplomático panameño.