A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z



Castro Herrera, Guillermo

Panamá, 04-09-50 Doctor en Estudios Latinoamericanos, Facultad de Filosofía, Universidad Nacional Autónoma de México, 1993-1995. Maestría en Estudios Latinoamericanos, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, Universidad Nacional Autónoma de México, 1977-1979. Licenciado en Letras, Universidad de Oriente, Santiago de Cuba, 1968-1973.

Leer más...

Fundación Ciudad del Saber, Panamá: Vicepresidente de Investigación y Formación, 2013 a la fecha.

Algunas publicaciones:

El Agua entre los Mares. La historia ambiental en la gestión del desarrollo sostenible. Editorial Ciudad del Saber. Colección El Saber de la Ciudad. Ciudad del Saber, Panamá, 2008.

Para una Historia Ambiental Latinoamericana. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2004. Naturaleza y sociedad en la historia de América Latina. CELA, Panamá, 1996.

Distinciones Miembro, Consejo Internacional del Proyecto José Martí de Solidaridad Mundial. Investigador Asociado y Miembro del Comité de Honor, Fundación Antonio Núñez Jiménez de la Naturaleza y el Hombre, La Habana, Cuba. 16 de junio de 2006. Presidente, Sociedad Latinoamericana y Caribeña de Historia Ambiental, abril 2006 a abril 2008.

Distinción Por la Cultura Nacional, otorgada por el Ministerio de Cultura de la República de Cuba. Resolución No. 107, La Habana, Cuba, 19 de julio de 2002.

Premio Casa de las Américas, sección de ensayo, La Habana, Cuba, 1994, con el libro Los Trabajos de Ajuste y Combate. Naturaleza y sociedad en la historia de América Latina.



Los más leídos  


Por Guillermo Castro Herrera*

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

Si lo pensamos un poco, podremos darnos cuenta de cuánto influyen en nuestro trabajo y nuestras expectativas los nombres que otorgamos al presente que tenemos y el futuro que deseamos. Así, por ejemplo: pasar de la barbarie a la civilización, del atraso al progreso, del subdesarrollo al desarrollo; del Tercer Mundo al primero han sido aspiraciones muy extendidas en las sociedades de nuestra América a lo largo de los últimos 200 años.

 

Por Guillermo Castro H.*

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

Alfredo Castillero es el mayor de los historiadores panameños y sin duda uno de los mejores. Mayor,  no por su edad, si no por la amplitud y profundidad de su quehacer investigativo, que nos ha  devuelto -desde los Archivos de Indias de Sevilla- la crónica del proceso de formación original de nuestra sociedad durante los siglos XVI y XVII.

 

Por  Guillermo Castro H.*

Para Firmas Selectas de Prensa Latina


Utilizamos la palabra mercado muchas veces al día y, a menudo, la adjetivamos con otras como global, internacional o mundial. En esto es bueno, sin embargo, tratar de ser preciso. Habría que empezar por decir que el mercado es una estructura social que organiza el intercambio de bienes y servicios entre individuos y sociedades distintas. Como tal, existió desde mucho antes que el capitalismo, y seguirá existiendo cuando éste haya sido sustituido por otra forma de organización económica y social, en algún momento del futuro.

 

Por Guillermo Castro H.*

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

Hemos llegado a las vísperas del 150 aniversario de la publicación del primer tomo de El Capital. Se trata, sin duda, de la más rica y compleja de las obras de Carlos Marx. En el esquema de organización del conocimiento creado por el liberalismo ascendente, pasa por ser una obra de economía. Desde el pensamiento del autor, quizás sea en realidad un libro de historia, que aborda la formación, las características, las contradicciones internas y las perspectivas de desarrollo de una relación social a la que llamamos capital.

 

Por Guillermo Castro H.*

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

En la naturaleza nada ocurre en forma aislada. Cada fenómeno afecta a otro y es, a su vez, influenciado por éste; y es generalmente el olvido de este movimiento y de ésta interacción universal lo que impide a nuestros naturalistas percibir con claridad las cosas más simples.


Federico Engels[1]

Nuestra América ha tenido y tiene una participación de especial relevancia en la formación de un saber ambiental en el que confluyen, entre otros campos, la ecología política, la economía ecológica y la historia ambiental; un  saber que se desarrolla en el ámbito de la crisis general de la civilización creada por el capital.

 

Por Guillermo Castro Herrera*

Especial para Firmas Selectas/Prensa Latina

 
Muerta es la vieja Grecia, y todavía colorea nuestros sueños juveniles, calienta nuestra literatura, y nos cría a sus pechos, madre inmensa, la hermosa Grecia artística. Con la miel de aquella vida nos ungimos los labios aún todos los hombres.


José Martí[1]

 

¿Cómo explicar el enorme atractivo ético, estético y político de la obra de Martí -en particular la elaborada entre 1875 y 1895-, en las circunstancias de nuestro tiempo? ¿De dónde le viene a ese pasado la capacidad de hacerse sentir entre nosotros tan cargado de futuros?

 

Guillermo Castro H.*

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 “No estriba el amor patrio en afianzar la libertad: estriba en labrar un pueblo en que la libertad se afiance”
José Martí  [1]

 

El de 1875 debe haber sido un año extraordinario en aquella forja de sí mismo que fue la vida de José Martí. Cabe imaginarlo, quizás, como el año en que el metal fundido salió de su horno de origen en busca del molde que le diera utilidad y sentido plenos en el servicio a los pueblos del que formaba parte el suyo.

 

Guillermo Castro H.*

Especial para Firmas Selectas de Prensa Latina


¿Qué significa para nuestro pueblo el 10 de Octubre de 1868?  
¿Qué significa para los revolucionarios de nuestra patria esta gloriosa fecha?  
Significa sencillamente el comienzo de cien años de lucha,
el comienzo de la revolución en Cuba,
porque en Cuba solo ha habido una revolución:  
la que comenzó Carlos Manuel de Céspedes el 10 de Octubre de 1868.
Y que nuestro pueblo lleva adelante en estos instantes.

 Fidel Castro Ruz, La Demajagua, 1968 [1]

 

El fallecimiento de Fidel Castro Ruz, la austera modestia que pidió para su memoria, la masividad inestridente y afectuosa de su funeral, y la elección del Cementerio de Santa Efigenia en Santiago de Cuba como su lugar de reposo final -en compañía de Carlos Manuel de Céspedes, Mariana Grajales y José Martí-, abren a debate, una vez más, el carácter y el alcance del proceso revolucionario que encabezó entre 1953 y 2016.

 

Por Guillermo Castro H. *


Para John Bellamy Foster, allá en su Norte,
y tan cercano.

 

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

Un debate recorre las academias del Norte, entre partidarios y adversarios de la dialéctica marxista en el abordaje de los problemas que plantea la crisis ambiental.[1] En el nudo de ese debate está el problema de la relación entre la sociedad humana y la naturaleza que, en una dimensión más amplia, abarca también el lugar del ambiente en que esa relación se expresa.

 

Por Guillermo Castro H.*

Especial para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

Hay tres riesgos mayores que nos acechan en la lectura de la obra de José Martí. Uno es el del anacronismo, que nos lleve a asumir como si fueran contemporáneos pensamientos y situaciones correspondientes al último cuarto del siglo XIX. Otro es el de la fragmentación, que nos mueva a recordar y citar frases aisladas de su obra, al calor del enorme atractivo estético y moral de su palabra escrita. Y está el de olvidar que lo sentimos como un contemporáneo porque fue por entero un hombre de su tiempo, como intentamos nosotros serlo del nuestro, que tomó forma con él.

 

Por Guillermo Castro H.*


Especial para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

 
“El objeto a considerar es en primer término la producción material.[/] Individuos que producen en sociedad, o sea la producción de los individuos socialmente determinada:  este es naturalmente el punto de partida.”

Carlos Marx[1]

 


Sobre el ambiente hemos venido a conocer ya “un cúmulo de verdades esenciales que caben en el ala de un colibrí y son, sin embargo, la clave de la paz pública, la elevación espiritual y la grandeza patria”, como lo expresara José Martí respecto a estos y otros grandes temas de su tiempo, y del nuestro.

 

Guillermo Castro H.*

Exclusivo para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

“Pues, ¿quién no sabe que la lengua es jinete del pensamiento, y no su caballo? La imperfección de la lengua humana para expresar cabalmente los juicios, afectos y designios del hombre es una prueba perfecta y absoluta de la necesidad de una existencia venidera.”


José Martí: “Prólogo a El Poema del Niágara”. Nueva York, 1882

 

Dejar de ser para llegar a ser

Desde mediados del siglo XIX, el debate en torno al carácter y alcance de las relaciones entre la especie humana y su entorno natural ha sido -y es- un rasgo característico de la cultura creada por el desarrollo del moderno sistema mundial.  En el presente, lo que antes podía parecer un conjunto, más o menos heterogéneo de opiniones, tiende a convertirse en un tema cada vez más estructurado debido al impacto de una crisis global en la que se vinculan, de modo sinérgico, el crecimiento económico sostenido, la inequidad social persistente y una creciente degradación ambiental.

 

Guillermo Castro H.*

..."cabe preguntar qué condiciones permiten a la ciencia convertirse en el elemento articulador de una cultura, esto es, de una visión del mundo y un sistema de conducta correspondiente a su estructura"

El elogio de la ciencia constituye uno de los tópicos más característicos de la cultura contemporánea. Se trata, además, de un caso bien argumentado. Para el astrónomo y educador norteamericano Carl Sagan,  por ejemplo, la ciencia puede ofrecer “el camino dorado” para que las naciones en desarrollo salgan de la pobreza y el atraso; puede alertarnos sobre los riesgos que plantean las tecnologías que alteran el medio ambiente del que dependen nuestras vidas; nos enseña “los aspectos más profundos de (los) orígenes, naturalezas y destinos: de nuestra especie, de la vida, de nuestro planeta, del universo”, y se caracteriza por valores que son “en muchos casos indistinguibles” de los de la democracia1.

 

Por Guillermo Castro H.*

Especial para Firmas Selectas de Prensa Latina


“sólo se han de contar en un pueblo los días que nacen de aquel en que se sacudió de la frente la corona extraña”

                   José Martí[1]

 

Hace apenas 15 años culminó en Panamá el proceso de sacudirnos de la frente la corona extraña de que habla Martí, con la salida del último contingente militar extranjero de nuestro territorio, tal como había sido pactado en el Tratado Torrijos-Carter de 1977.

 

Por Guillermo Castro H.*

Exclusivo para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

A lo largo de su formación y sus labores en la Iglesia católica, y desde ella, el papa Francisco ha forjado cuatro principios que articulan su labor pastoral. Esos principios no tienen en sí mismos una naturaleza teológica. Sintetizan en lo eclesial, más bien, aquella larga tradición social, cultural y política latinoamericana que encontró una de sus expresiones más afortunadas en 1891, al decir José Martí que entre nosotros “no hay batalla entre la civilización y la barbarie sino entre la falsa erudición y la naturaleza.”[1]

 
Se encontraron 43 artículos.