A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z



Kintto Lucas

Lucas, Kintto

Periodista y escritor ecuatoriano-uruguayo. Fue vicecanciller de Ecuador entre 2010 y 2012 y embajador de Uruguay para Unasur, Celac y Alba en 2013. Premio Lationamericano de Periodismo José Martí 1990. Es autor de más de quince libros, entre otros, Rebeliones Indígenas y Negras en América Latina, Mujeres del Siglo XX, La rebelión de los indios, Apuntes sobre fútbol, Con sabor a gol -fútbol y periodismo- y El arca de la realidad –de la cultura del silencio a Wikileaks-.



Los más leídos  


(por Ayotzinapa)

Especial para Firmas Selectas / Prensa Latina

 

Por Kintto Lucas *

 

hay un río de calabazas que corre sin agua por México

sin agua corre ese río, sin huesos, sin gritos, por México

sin gritos corre ese río, sin manos, sin ojos, por México

sin ojos se va quedando México,

sin ríos, sin agua, sin calabazas,

pero millones de ojos miran a México

millones de ríos desembocan en México

y el agua de los ojos, y el agua de los ríos, es un torrente

que ya nadie podrá parar, sobre México…

 

(Por Don José Artigas)

 

Por Kintto Lucas

Especial para Firmas Selectas, de Prensa Latina

 

Doscientos años no es nada, decían Gardel y Lepera

y decían también que es un soplo la vida.

 

(Por Aylan Kurdi)

 
Por Kintto Lucas

 

Un niño no se pone los mejores zapatos

para morir en el mar,

aunque el Mediterráneo,

de Algeciras a Estambul, sea un cementerio.

 

Por Kintto Lucas*

Corría septiembre de 1989, estábamos en una pequeña oficina del quincenario Mate Amargo del cual él era columnista y yo editor del interior, una zona del Uruguay hasta aquel momento olvidada por la mayoría de la izquierda.

 

(a propósito del traidor y los traidores)

Por Kintto Lucas *

El Uruguay no es un río decía el viejo Aníbal

y tal vez tenía razón,

y tal vez tenía razón de pedirle a las torcacitas que no canten,

porque llora sangre el ceibal.

 

Por Kintto Lucas*

 

Cuando se murió Giuseppe un mes de julio,
estaba algo distraído
y ya no recordaba bien si Lampedusa era una isla.
 

Por Kintto Lucas

La señora Lagarde no conoce a las mujeres de Atenas.

Antes, las mujeres de Atenas tejían,
mientras esperaban a sus maridos regresar de la guerra.
Tejían y destejían y volvían a tejer.
Ahora, las mujeres de Atenas esperan,
mientras Europa teje un cerco sobre ellas y sus hombres.
Esperan, a veces des-esperan, y vuelven a esperar,
pero ya no tejen.
Ellas conocen a la señora Lagarde y no esperan nada de ella,
tampoco le deben nada.
Nadie en Atenas ni en Delfos ni en toda Grecia le deben algo.

El whisky que se toma la señora Lagarde y el euro que atesora,
son trofeos que estallarán en sus manos,
y el Caballo de Troya desembarcará en Bruselas…

ag/kt

 

Por Kintto Lucas*


Entre Selma y Baltimore hay 1389 kilómetros,

vidas más vidas menos cincuenta años de distancia

¿Recorrió Obama alguna vez ese camino, ese tiempo?

¿Supo de esas vidas, de esas muertes?

¿Intuyó el asesinato en el aire,

sentado en los jardines de la Casa Blanca?

¿Sintió los ojos de sus hermanos todo el tiempo sobre él,

detrás de las puertas, detrás de los árboles, como Henry Miller?

¿Le quemó la sangre y la dignidad de aquel de pelo cano

que se quitó el sombrero ante un blanco?

¿Se sacó el sombrero ante un blanco o ante sí mismo,

con el dolor de Selma en la memoria y el fuego de Baltimore?

Obama no leyó a Henry Miller, sólo mira la televisión y se esconde,

pero los ojos están detrás de él.

 

*Periodista y escritor ecuatoriano-uruguayo.


ag/kl

 
Se encontraron 67 artículos.