A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z



Kintto Lucas

Lucas, Kintto

Periodista y escritor ecuatoriano-uruguayo. Fue vicecanciller de Ecuador entre 2010 y 2012 y embajador de Uruguay para Unasur, Celac y Alba en 2013. Premio Lationamericano de Periodismo José Martí 1990. Es autor de más de quince libros, entre otros, Rebeliones Indígenas y Negras en América Latina, Mujeres del Siglo XX, La rebelión de los indios, Apuntes sobre fútbol, Con sabor a gol -fútbol y periodismo- y El arca de la realidad –de la cultura del silencio a Wikileaks-.



Los más leídos  


Por Kintto Lucas*

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

Hay imbéciles.
Hay demasiados imbéciles en el mundo.
Las redes sociales, por ejemplo,
están pobladas de imbéciles anónimos.
que finalmente un día se mueren en las redes.
Pero también hay imbéciles en las ciudades,
imbéciles que no respetan los pasos cebra,
y hay también algunos que los respetan.
Hay imbéciles financieros,
imbéciles que les roban a los pueblos
imbéciles off shore.
Hay imbéciles  de terno y corbata,
y también de mameluco.
Hay muchos imbéciles en el mundo,
pero hay unos imbéciles
que sobresalen por su imbecilidad,
como aquellos
que matan civiles en cualquier parte.
Civiles que no tienen que ver con su guerra,
ni con una realidad que crearon otros.
Claro, también están los imbéciles mayores,
aquellos que inventaron a los imbéciles
que matan en cualquier parte.
Esos imbéciles son los más peligrosos,
los que provocan guerras en todos lados,
muertes, desplazamientos
y tantas imbecilidades más,
pero dicen defender la democracia en el mundo..
A esos imbéciles no los atropella un camión
con un imbécil dentro,
ni mueren en la explosión que detona otro imbécil.
Pero hay imbéciles,
Hay demasiados imbéciles en el mundo.

ag/kl

 

*Periodista y escritor ecuatoriano-uruguayo.
 

Por Kintto Lucas*

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

No está bien que unos hombres
se hagan verdugos de otros hombres,
dijo Don Quijote de la Mancha
a unos guardas de por ahí,
que llevaban con cadenas
a unos sentenciados por su majestad,
mientras mostraba espada y lanza
tan maltrechas como él.
¿Por qué hacer esclavos
a quienes Dios y la naturaleza hizo libres?
les advirtió el caballero.

 Los habían apresado por no pagar impuestos al rey,
robar alguna que otra cosa
o burlarse de las órdenes de la realeza.
Entre esos, había un tal Ginés de Pasamonte
que no era otro que un pícaro aventurero
que escribía su propia historia,
hasta hoy inédita,
en la cual, como el Lazarillo de Tormes,
describía una realidad tal,
que no había imaginación que se le iguale.
En todo caso, más allá de la vida de esos señores,
cabe preguntarse: ¿cuál es el camino de la realidad y
cuál el de la imaginación?

 Como se sabe, dijo uno
que iba por los difusos caminos de la Mancha,
mientras Sancho Panza
buscaba sostenerse en el camino,
mejor dicho: acomodarse en el camino,
Don Quijote quería construir su propio camino,
mejor dicho: cambiar el camino,
Pero, en el camino del ingenioso hidalgo
había sueños posibles y sueños imposibles,
como les ocurre a tantos hoy en el Mediterráneo
y en tantos lugares que no llegaron a conocer
en sus aventuras,
Don Quijote ni Gines de Pasamonte.

 Solo los sueños imposibles cambian la realidad,
dijo otro, que iba por los mismos caminos de La Mancha.
Entonces, ¿cuál será la realidad de Rocinante?
¿Vivir en un establo camino al matadero
o arremeter contra los gigantes
disfrazados de Molinos de Viento?
¿Cuántos caminos se pueden cruzar
en la cabalgata de Rocinante?
¿Cuántos Rocinantes se pueden encontrar en el camino?
¿Qué es los que es y lo que debería ser?
¿Dónde cruza Don Quijote los caminos
de lo qué es y de lo que debería ser?
¿En qué momento de sus vidas
las personas llegan al cruce de caminos
entre lo que es y lo que debería ser?
¿En qué recodo eligen la realidad o la imaginación?
¿En qué momento deciden soñar o aferrarse a lo posible?
¿En qué instante eligen morirse por dentro
o ir en busca de un sueño imposible?
¿En qué minuto entran en la contradicción
de ser Don Quijote o Sancho Panza?
¿En qué lugar, el camino se estrechará
y abrirá la tranquera al Caballero de la Blanca Luna?

 En todo caso, no está bien que unos hombres
se hagan verdugos de otros hombres,
por no pagar impuestos al rey,
robar alguna que otra cosa
o burlarse de las órdenes de la realeza.
Y mucho menos, que los niños mueran en el mar
por escapar de una guerra.

ag/kl

 

*Periodista y escritor ecuatoriano-uruguayo
 

Por Kintto Lucas*

Especial para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

Que bueno que Europa
restrinja la exportación
de botes inflables
y motores fuera de borda
a Libia.
Que bueno que Europa sea
tan humanitaria
y combata de una forma
tan comprometida.
el tráfico de migrantes.
Y que bueno que los europeos
no sean migrantes.
Que bueno que los europeos se preocupen
por el Mediterráneo y su cementerio
Que bueno que Europa
no sea un cementerio,
porque si bien el mar,
los botes inflables y los salvavidas
son europeos,
los muertos…  los muertos claro,
no lo son.
Tampoco lo eran Gadafi ni su familia,
ni los libios, ni los imazighen,
ni los marroquíes, ni los saharuis,
ni los kurdos, ni los eritreos,
ni los iraquíes, ni los somalíes,
ni los argelinos, ni los yugoeslavos,
(¿ni los yugoeslavos?),
ni los etíopes, ni los sirios.
Que bueno que los europeos
no son sirios,
y que bueno que los sirios
no son europeos
ni de Estados Unidos, claro.
Que bueno que no hay migrantes
de Estados Unidos en Europa.
Y que bueno que los europeos
puedan comprar
salvavidas y botes inflables
sin ninguna restricción, claro,
y pelotas, y sombrillas
y baldecitos de arena,  y palitas
y moldecitos, y sillas playeritas,
así pueden disfrutar de la playa.
Que bueno que todavía existan playas.
aunque los tambores de la muerte
se escuchen desde la orilla.

ag/kl

 

*Periodista y escritor ecuatoriano-uruguayo.
 

Por Kintto Lucas*

Especial para Firmas Selectas de Prensa Latina


 Hay veces que uno se cansa
del desayuno y el almuerzo,
del sol del medio día y de la lluvia,
de las mentiras y verdades.
Hay veces que uno se cansa
de los amigos y los enemigos
de los revolucionarios de escritorio
y de los escritorios,
de las televisiones en blanco y negro,
sobre todo cuando son a color y digital.
Hay veces que uno se cansa
de los buenos días y las buenas noches,
de construir atajos hacia los sueños
para despertarse después,
de los sueños mal dormidos y mal soñados.
Hay veces que uno se cansa
de las bombas y los camiones matando
con la excusa de un Dios,
Hay veces que uno se cansa
de Dios y sus voceros,
y los cuentos para justificar
la vida y la muerte.
Hay veces que uno se cansa
del petróleo y los supermercados
del consumo y de los consumistas,
de los gobiernos mal encuadernados
y la historia mal contada,
de la geopolítica y las redes sociales.
Hay veces que uno se cansa
de la vida y de la muerte,
de los muertos y los vivos.
Pero finalmente uno sabe
que la farsa debe continuar
para cruzar el Aqueronte
y llegar a la otra orilla del infierno.

 

Fadiga

Às vezes, eu canso
do café da manhã e do almoço,
do sol do meio-dia e da chuva,
das mentiras e verdades.
Às vezes, eu canso
dos amigos e dos inimigos,
dos revolucionários de escritório
e dos escritórios,
dos televisores em preto e branco,
quando são a cor e digital.
Às vezes, eu canso
do bom dia e boa noite,
de construir atalhos aos sonhos
para acordar depois,
de sonhos maus dormidos e maus sonhados
Às vezes, eu canso
das bombas e caminhões matando
com a desculpa de um Deus,
Às vezes, eu canso
de Deus e seus porta-vozes,
e as estórias para justificar
a vida e a morte.
Às vezes, eu canso
do petróleo e dos supermercados,
do consumo e dos consumistas,
dos governos maus encadernados
e da história mal contada,
da geopolítica e as redes sociais.
Às vezes, eu canso
da vida e da morte,
dos mortos e os vivos.
Mas, finalmente, eu sei
que a farsa deve continuar
para atravessar o Acheron
e chegar ao outro lado do inferno.

ag/kl

 

*Periodista y escritor ecuatoriano-uruguayo.

(Del libro El naufragio de la humanidad, edición bilingüe en español-portugués, próximo a salir.)

 

Por Kintto Lucas*

Especial para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

Guadalupe cree en Dios,

como misionera cristiana

caminó por las calles de Siria.

 

Por Kintto Lucas*

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

 

 

 

Por Kintto Lucas*

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

Por  Kintto Lucas*

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

Fui y volví entre la vida y la muerte, dice Sozdar Avesta.

 

Por Kintto Lucas*

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

Tiempos modernos

Cuando ya tenía las respuestas me cambiaron las preguntas decía un grafiti escrito en los muros de Quito hace ya algunos años. Parece que las preguntas siguen cambiando aunque muchos políticos no tengan las luces para entenderlo. También hay preguntas y respuestas que permanecen ahí, intocables, como parte de un llamado a la conciencia colectiva del mundo. En todo caso, más allá del grafiti y de las pocas luces, hay una escena de la película Tiempos Modernos de Charles Chaplin, que es un irónico llamado a pensar en el absurdo como forma de vida en la sociedad capitalista.

 

Por Kintto Lucas*

Para Firmas selectas de Prensa Latina

 

 

 

¿Cómo podría decirles que la vida es bella? Que es necesario sobreponerse, porque vendrán días mejores ¿Cómo puedo atreverme a decirles que vivan el presente y piensen en el futuro? ¿Quién puede atreverse a decirles: siempre que llovió paró? ¿Cuál podría pedir que se levanten aquellos que están caídos? ¿Quién podría contarles que las bombas y el mar son solo una ilusión? ¿Quién podría decirles que existe la ONU y la comunidad internacional?

 

Por Kintto Lucas*

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

Hay un pueblo, detrás de quienes caen en el mar,

hay un pueblo detrás de las bombas que cayeron y caen

en Libia, en Siria, en cualquier parte, más allá del mar.

 

Por Kintto Lucas*

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

Viaje al origen

Siempre estamos regresando de muchos lugares, reales o imaginados. Muchas veces regresamos sin regresar. A veces, incluso, viajamos a la raíz tratando de regresar a la tierra. Otras veces, en cambio, viajamos a la semilla para regresar al origen. La semilla es, para los campesinos, el origen de su vida, de sus sembrados, de su tierra. Sembrar es una forma de viajar al origen mismo de la vida. Es una forma de irse al origen. Cosechar, en cambio, es una forma de retornar del origen. De volver del origen. Sembrar y cosechar es como irse a volver de la semilla. La siembra y la cosecha son parte de la semilla.

 

Por Kintto Lucas*

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

Momento único

La vida nos coloca, a veces, en momentos difíciles de describir con palabras. Momentos casi mágicos en los que uno comprende que la cultura, el arte, la música, tienen instantes y espacios en los cuales se reinventa el sentido mismo de la vida. La vida se inventa y se vuelve a inventar y se reinventa nuevamente en esos momentos.

 

Por Kintto Lucas*

Especial para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

Muros con Trampas

Muros y más muros. El mundo no se cansa de pensar en muros para las personas, los pensamientos, la vida. Libre, en cambio, circula el capital que lo gobierna, libre está, saltando los muros. El presidente de los estados que se unieron o se anexaron al norte de América, habla de muros. Habla de muros el señor Trampas.

 

Por Kintto Lucas *

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

Mister Danger

Estoy en los llanos venezolanos. La sabana se pierde en el horizonte. La lluvia paró hace unas cuantas semanas. Por ahí se ve el Orinoco, ese río que, según dicen es como el tiempo, parece que nunca termina. En estos llanos, los personajes y la música me traen a la memoria diversas historias.

 
Se encontraron 40 artículos.