A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z



Kintto Lucas

Lucas, Kintto

Periodista y escritor ecuatoriano-uruguayo. Máster en Estudios Avanzados en Literatura Española e Hispanoamericana por la Universidad de Barcelona. Vicecanciller de Ecuador entre 2010 y 2012 y embajador de Uruguay para Unasur, Celac y Alba en 2013. Premio Latinoamericano de Periodismo José Martí 1990. Pluma de la Dignidad de la Unión Nacional de Periodistas del Ecuador 2004. Recibió la Condecoración al Mérito en el Grado de Gran Cruz, del gobierno de Perú y el Botón de Oro Ho Chi Minh, de Vietnam.

Ha ejercido la docencia en las especialidades de periodismo y actualidad política y geopolítica e impartido conferencias en diversas universidades, instituciones estatales y organismos internacionales.

Leer más...

Es autor de más de 20 libros, entre estos Rebeliones Indígenas y Negras en América Latina; Mujeres del Siglo XX; La rebelión de los indios; El arca de la realidad –de la cultura del silencio a Wikileaks-; Retratos Escritos; Ecuador Cara y Cruz: del levantamiento del noventa a la Revolución Ciudadana (Tres Tomos); Scheherazade y otros relatos; El Naufragio de la Humanidad / O Naufrágio da Humanidade; José “Pepe” Mujica I labirinti della vita; Realidades y Ficciones. Sobre libros, escritores y lectores; Mercè Rodoreda, Barcelona y el “yo-ciudad”.



Los más leídos  


Tres enseñanzas

Por Kintto Lucas*

Para Firmas Selectas de PL

 

1. LA ENSEÑANZA de dos sirios a dos fascistas alemanes.

Me cuentan una historia muy interesante que ocurrió estos días en Alemania. Un auto en el que iban dos partidarios del NPD (Partido Nacional Demócrata Alemán, de ultraderecha), chocó contra un árbol. Los dos resultaron heridos. Pero justo en ese momento pasaban por ahí en un bus dos hombres, que al ver el accidente, se bajaron para ayudarlos. Les dieron los primeros auxilios, que a la postre sirvieron para salvarlos. Esas dos personas eran refugiados sirios. El auto tenía propaganda del NPD que decía “Acabemos con el islamismo” y otras frases xenófobas por el estilo.  A los dos sirios refugiados no les importó eso. Prefirieron ayudarlos para salvarles la vida. Fue casi una ironía del destino, pero también una enseñanza de vida…

 

2. LA ENSEÑANZA saharaui a la “comunidad internacional”.

Por cuarenta años, el pueblo saharaui ha esperado un referéndum que le permita elegir su futuro libre y soberanamente. En estos cuarenta años, se pronunciaron a favor de ese derecho el Tribunal Internacional de Justicia de La Haya, la Misión Visitadora del Comité Especial de Descolonización de las Naciones Unidas, la Asamblea General de la ONU. Pero la denominada “comunidad internacional” ha sido incapaz, o no ha querido, imponer al Reino de Marruecos, invasor de las tierras saharauis, que facilite ese derecho. Los países que fomentaron la invasión y destrucción de Libia y Siria, hablando de democracia prefieren la dictadura marroquí, aunque el pueblo saharaui siga sufriendo, resistiendo. Y a pesar de los invasores y del olvido, la lehbalia (salvia) seguirá creciendo para aliviar el dolor de las heridas en otra enseñanza de vida…

 

3. LA ENSEÑANZA de las calaveras a los soberbios.

Cuando se mira el cráneo de una calavera, no se sabe si es de un rico, de un mendigo, de un sabio, de un poderoso, de un farsante. Lo único que indica es el abismo por el que sucesivamente seremos todos devorados. El futuro al que todos llegaremos algún día. El horizonte nunca soñado. El déspota y el ingenuo, el revolucionario y el acomodado, el traidor y el héroe, el ministro y el obrero, el creyente y el ateo, el cuentero y el que le cree caminan por ese destino. Finalmente ahí seremos todos iguales…

 

ag/kl

 

*Periodista y escritor ecuatoriano-uruguayo.