A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z



Castro Herrera, Guillermo

Panamá, 04-09-50 Doctor en Estudios Latinoamericanos, Facultad de Filosofía, Universidad Nacional Autónoma de México, 1993-1995. Maestría en Estudios Latinoamericanos, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, Universidad Nacional Autónoma de México, 1977-1979. Licenciado en Letras, Universidad de Oriente, Santiago de Cuba, 1968-1973.

Leer más...

Fundación Ciudad del Saber, Panamá: Vicepresidente de Investigación y Formación, 2013 a la fecha.

Algunas publicaciones:

El Agua entre los Mares. La historia ambiental en la gestión del desarrollo sostenible. Editorial Ciudad del Saber. Colección El Saber de la Ciudad. Ciudad del Saber, Panamá, 2008.

Para una Historia Ambiental Latinoamericana. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2004. Naturaleza y sociedad en la historia de América Latina. CELA, Panamá, 1996.

Distinciones Miembro, Consejo Internacional del Proyecto José Martí de Solidaridad Mundial. Investigador Asociado y Miembro del Comité de Honor, Fundación Antonio Núñez Jiménez de la Naturaleza y el Hombre, La Habana, Cuba. 16 de junio de 2006. Presidente, Sociedad Latinoamericana y Caribeña de Historia Ambiental, abril 2006 a abril 2008.

Distinción Por la Cultura Nacional, otorgada por el Ministerio de Cultura de la República de Cuba. Resolución No. 107, La Habana, Cuba, 19 de julio de 2002.

Premio Casa de las Américas, sección de ensayo, La Habana, Cuba, 1994, con el libro Los Trabajos de Ajuste y Combate. Naturaleza y sociedad en la historia de América Latina.



Los más leídos  


Francisco y José en la cultura política de nuestra América

Por Guillermo Castro H.*

Exclusivo para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

A lo largo de su formación y sus labores en la Iglesia católica, y desde ella, el papa Francisco ha forjado cuatro principios que articulan su labor pastoral. Esos principios no tienen en sí mismos una naturaleza teológica. Sintetizan en lo eclesial, más bien, aquella larga tradición social, cultural y política latinoamericana que encontró una de sus expresiones más afortunadas en 1891, al decir José Martí que entre nosotros “no hay batalla entre la civilización y la barbarie sino entre la falsa erudición y la naturaleza.”[1]

Esos cuatro principios tienen evidente importancia para comprender tanto la gestión eclesial del Papa -que busca, en un mismo empeño, renovar la Iglesia preservando su unidad-[2] como en las relaciones entre esa gestión y las modalidades de incidencia de la Iglesia católica en la vida de nuestras sociedades, que su pontificado anima y promueve.

El primero de ellos plantea que el tiempo es superior al espacio. Al decir de Mercedes de la Torre, este principio “permite trabajar a largo plazo, sin obsesionarse por resultados inmediatos”, poniendo procesos en marcha, en la confianza de que el tiempo “ilumina y transforma los eslabones de una cadena en constante crecimiento, sin caminos de retorno”.

El segundo principio indica que la unidad prevalece sobre el conflicto, en cuanto favorece la construcción de soluciones de consenso a los grandes y pequeños problemas de la vida, en el cambio de época que nos ha tocado vivir. Dicha construcción, al propio tiempo, no es un mero ejercicio de ingeniería política. Por el contrario, tiene lugar a partir de “una comunión en las diferencias, que sólo pueden facilitar esas grandes personas que se animan a ir más allá de la superficie conflictiva y miran a los demás en su dignidad más profunda”, según lo planteara Francisco en su Encíclica La Alegría del Evangelio.

Más allá de las fronteras eclesiales e ideológicas, el papa Francisco entiende que su Iglesia debe incidir activamente en la lucha por el bien común de nuestra especie, porque ambas comparten un mismo mundo y un mismo destino.

El tercer principio no puede ser más central en nuestra cultura política. Se trata, en efecto, de que la realidad es más importante que la idea, con todo lo que eso implica en una región concebida y construida a partir de la voluntad de élites sucesivas de imponer la civilización a la barbarie, el progreso al atraso, y el desarrollo al subdesarrollo en lo que va de 1750 a 1950; y desde fines del siglo XX por el empeño incesante de imponer entre nosotros el pensamiento único neoliberal.

Por contraste, la superioridad de lo real sobre la idea está sostenida por la rica y compleja historia del proceso de formación de las identidades características de las sociedades de nuestra América. Esta importancia de lo real, por ejemplo, alcanza una expresión de especial riqueza en el texto que Martí dedicara, en 1891, a advertir sobre las primeras expresiones del expansionismo norteamericano sobre nuestra América.

“A lo que se ha de estar, dijo entonces, no es a la forma de las cosas, sino a su espíritu. Lo real es lo que importa, no lo aparente. En la política, lo real es lo que no se ve. La política es el arte de combinar, para el bienestar creciente interior, los factores diversos u opuestos de un país, y de salvar al país de la enemistad abierta o la amistad codiciosa de los demás pueblos.[3]

El cuarto principio, finalmente, plantea que el todo es superior a la parte. En el plano eclesial, dice Mercedes de la Torre, esto permite entender “por qué el Papa está pidiendo a los movimientos eclesiales no cerrarse en sí mismos, sino ver más allá y trabajar en comunión y junto a la Iglesia universal.” Ese no cerrarse, por otra parte, no es pasivo. Más allá de las fronteras eclesiales e ideológicas, el papa Francisco entiende que su Iglesia debe incidir activamente en la lucha por el bien común de nuestra especie, porque ambas comparten un mismo mundo y un mismo destino.

En las expresiones utópicas de ese mundo por venir resuena, desde el trasfondo cultural de nuestra América y con más vitalidad de lo que muchos imaginan, el “habrá Patria para todos o no habrá Patria para nadie”, del prócer uruguayo José Gervasio Artigas. En su desarrollo a lo largo del tiempo – siempre superior al espacio – esa idea fundadora alcanza una especial riqueza en su elaboración por José Martí, cuando afirma:

“Levantando a la vez las partes todas, mejor, y al fin, quedará en alto todo: y no es manera de alzar el  conjunto el negarse a ir alzando una de las partes. Patria es humanidad, es aquella porción de la humanidad que vemos más de cerca, y en que nos tocó nacer; - y ni se ha de permitir que con  el engaño del santo nombre se defienda a monarquías inútiles, religiones ventrudas o políticas descaradas y hambronas, ni porque a estos se dé a menudo el nombre de patria, ha de negarse el hombre a cumplir su deber de humanidad, en la porción de ella que tiene más cerca. Esto es luz, y del sol no se sale.[4]

Grande, la América nuestra: si de allá venimos y tanto compartimos, ¿hasta dónde no hemos de llegar? El Nuevo Mundo de ayer, en verdad, abre el camino al mundo nuevo de mañana, y lo hace de la manera mejor, que es con todos, y para el bien de todos.

 

ag/gc

 

*Investigador, ambientalista y ensayista panameño.

[1] Y añade: “Los hombres naturales han vencido a los letrados artificiales. El mestizo autóctono ha vencido al criollo exótico. No hay batalla entre la civilización y la barbarie, sino entre la falsa erudición y la naturaleza.” “Nuestra América”. El Partido Liberal, México, 30 de enero de 1891.” Obras Completas. Editorial de Ciencias Sociales. La Habana, 1975: VI, 17.

[2] Al respecto, por ejemplo, Mercedes De La Torre: “Los cuatro principios fundamentales del Papa Francisco”. http://www.religionconfidencial.com/cronica_de_roma/principios-fundamentales-Papa-Francisco_0_2475352443.html

[3] “La Conferencia Monetaria de las Repúblicas de América”. La Revista Ilustrada, Nueva York, mayo de 1891. Obras Completas. Editorial de Ciencias Sociales. La Habana, 1975: VI, 158.

[4] Y concluye: “Patria es eso. – Quien lo olvida, vive flojo, y muere mal, sin apoyo ni estima de sí, y sin que los demás lo estimen: quien cumple, goza, y en sus años viejos siente y trasmite la fuerza de la juventud: no hay más viejos que los egoístas: el egoísta es dañino, enfermizo, envidioso, desdichado y cobarde.” "En casa", Patria, 26 de enero de 1895. Obras Completas. Editorial de Ciencias Sociales. La Habana,1975: V, 468 – 469: