A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z



Kintto Lucas

Lucas, Kintto

Periodista y escritor ecuatoriano-uruguayo. Máster en Estudios Avanzados en Literatura Española e Hispanoamericana por la Universidad de Barcelona. Vicecanciller de Ecuador entre 2010 y 2012 y embajador de Uruguay para Unasur, Celac y Alba en 2013. Premio Latinoamericano de Periodismo José Martí 1990. Pluma de la Dignidad de la Unión Nacional de Periodistas del Ecuador 2004. Recibió la Condecoración al Mérito en el Grado de Gran Cruz, del gobierno de Perú y el Botón de Oro Ho Chi Minh, de Vietnam.

Ha ejercido la docencia en las especialidades de periodismo y actualidad política y geopolítica e impartido conferencias en diversas universidades, instituciones estatales y organismos internacionales.

Leer más...

Es autor de más de 20 libros, entre estos Rebeliones Indígenas y Negras en América Latina; Mujeres del Siglo XX; La rebelión de los indios; El arca de la realidad –de la cultura del silencio a Wikileaks-; Retratos Escritos; Ecuador Cara y Cruz: del levantamiento del noventa a la Revolución Ciudadana (Tres Tomos); Scheherazade y otros relatos; El Naufragio de la Humanidad / O Naufrágio da Humanidade; José “Pepe” Mujica I labirinti della vita; Realidades y Ficciones. Sobre libros, escritores y lectores; Mercè Rodoreda, Barcelona y el “yo-ciudad”.



Los más leídos  


Zaatari

Por Kintto Lucas*

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

Detrás del desierto hay una guerra,

detrás de la guerra un espejismo

rodeado de alambradas,

detrás del espejismo una prisión,

detrás de la prisión

ya son más de ochenta mil,

aunque se perdió la cuenta,

detrás de la cuenta son cinco años

detrás de las mentiras está Zaatari.

Centro de Tránsito Programado, le dicen,

segundo campo de refugiados

más grande del mundo.

 Zaatari es un espejismo

cercado por alambres en el desierto.

Pero sus habitantes tienen suerte:

es el primer refugio con energía solar.

Además, tienen cajero automático

y una tarjeta que brindó generosamente el PMA.

Pueden retirar 20 dinares en efectivo al mes.

Con ese dinero, tienen la libertad de comprar

en el único supermercado:

azúcar, verdura y algo más,

huevos no, huevos son muy caros.

Los precios no son más bajos

para no perjudicar el mercado.

Pero no importa,

con solo hacer un click en el smartphone

se puede donar al PMA desde un dólar.

Con esas donaciones, los refugiados

pueden seguir comprando en el supermercado.

Zaatari como Azraq son laboratorios humanos

en las fronteras del capitalismo.

Eso no es poético, pero es la verdad.

¿Qué importa la poesía

en estos descaminos del desierto?

¿Qué son el PMA o la ONU

más allá del cajero automático y las alambradas?

Si volvemos, por lo menos seremos libres

en medio de la muerte, dicen unos.

Acá somos prisioneros

en medio de la vida, dicen otros.

Y al fin de cuentas:

¿qué es la vida? ¿qué es la muerte?

 

ag/kl

 

*Periodista y escritor ecuatoriano-uruguayo.