A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z



Federico Mayor Zaragoza

Mayor Zaragoza, Federico

Director General de la UNESCO, organismo de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, durante el período 1987-1999. En el 2000, tras su regreso a España creó la Fundación Cultura de Paz, que preside actualmente.

Leer más...

Doctor en Farmacia y Catedrático de Bioquímica, ha sido rector de la Universidad de Granada y cofundador del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, Diputado en el parlamento español de la transición (1977-78); ministro de Educación y Ciencia (1981-1982) y diputado en el Parlamento europeo (1987).

Nacido en Barcelona, en 1934, cuenta en su haber con numerosas publicaciones científicas y los siguientes libros de ensayo: Mañana siempre es tarde (1987); La nueva página (1994); Memoria del futuro (1994); La paix demain? (1995); Science and Power (1995); UNESCO: un ideal en action (1996); Un mundo nuevo (1999); Los nudos gordianos (1999); La palabra y la espada(2002); La fuerza de la palabra (2002), Un diálogo ibérico en el marco europeo y mundial (2006), Tiempo de acción (2008).

También ha publicado siete poemarios: A contraviento (1985), Aguafuertes (1991), El fuego y la esperanza (1996), Terral (1997), Voz de vida, voz debida (2007), Alzaré mi voz (2007) y En pie de paz (2008).



Los más leídos  


Ciudadanos del mundo, “libres y responsables”

Por Federico Mayor Zaragoza*

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

Es apremiante fomentar ser “libres y responsables” -como califica magistralmente a los educados la UNESCO- para que no se mantengan sumisos y dependientes  un elevado porcentaje de ciudadanos, que ahora ya disponen de tecnologías que les permite levantar la voz y hacerse oír. El clamor popular es inaplazable.

Ahora ya podemos expresarnos libremente gracias a la moderna tecnología digital, dejando de ser testigos impasibles, invisibles, anónimos, temerosos y obedientes. Ya es posible el paso de súbditos a ciudadanos plenos capaces de participar y defender nuestros puntos de vista. No podemos seguir distraídos, mal informados, manejados por la omnipotente y omnipresente influencia del “gran dominio”.

Hemos entrado en una nueva era en la que los seres humanos ya no vivirán confinados territorial e intelectualmente; en que la longevidad procurará una formidable experiencia que debe ser plenamente utilizada; en que los jóvenes, conocedores de la Tierra, con conciencia y ciudadanía global, contribuirán con su imaginación y su impulso a hacer realidad, por fin, los cambios radicales que, enfrentados por primera vez en la historia a procesos potencialmente irreversibles, son apremiantes. La inercia es el gran enemigo.

La mujer es “piedra angular”, por las facultades que le son inherentes de la convivencia pacífica, de la inflexión histórica de la fuerza a la palabra.

Ahora que tenemos conciencia global, medios para expresarnos con libertad irrestricta y un porcentaje proporcionalmente mayor de mujeres en la toma de decisiones, debemos descubrir e inventar nuevos caminos y esclarecer los sombríos horizontes actuales, para que el legado que debemos dejar a los que llegan a un paso de nosotros esté a la altura de la dignidad humana. Cada ser humano capaz de crear, nuestra esperanza.

Ciudadanos del mundo, con una “nueva mirada” para abarcar la Tierra entera, libre e irresponsables, protagonistas y beneficiarios, para llevar a cabo, sin delaciones, las acciones cotidianas que  pueden enmendar las sombrías proyecciones que vivimos. No es posible continuar con más informes y diagnósticos. Ha llegado la hora de los tratamientos a tiempo, antes de que se alcancen puntos de no retorno.

ag/fmz

 

*Presidente de la Fundación Cultura de Paz, científico y escritor español.