A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z



Kintto Lucas

Lucas, Kintto

Periodista y escritor ecuatoriano-uruguayo. Máster en Estudios Avanzados en Literatura Española e Hispanoamericana por la Universidad de Barcelona. Vicecanciller de Ecuador entre 2010 y 2012 y embajador de Uruguay para Unasur, Celac y Alba en 2013. Premio Latinoamericano de Periodismo José Martí 1990. Pluma de la Dignidad de la Unión Nacional de Periodistas del Ecuador 2004. Recibió la Condecoración al Mérito en el Grado de Gran Cruz, del gobierno de Perú y el Botón de Oro Ho Chi Minh, de Vietnam.

Ha ejercido la docencia en las especialidades de periodismo y actualidad política y geopolítica e impartido conferencias en diversas universidades, instituciones estatales y organismos internacionales.

Leer más...

Es autor de más de 20 libros, entre estos Rebeliones Indígenas y Negras en América Latina; Mujeres del Siglo XX; La rebelión de los indios; El arca de la realidad –de la cultura del silencio a Wikileaks-; Retratos Escritos; Ecuador Cara y Cruz: del levantamiento del noventa a la Revolución Ciudadana (Tres Tomos); Scheherazade y otros relatos; El Naufragio de la Humanidad / O Naufrágio da Humanidade; José “Pepe” Mujica I labirinti della vita; Realidades y Ficciones. Sobre libros, escritores y lectores; Mercè Rodoreda, Barcelona y el “yo-ciudad”.



Los más leídos  


Abismos

Por Kintto Lucas *

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

La vida está hecha de abismos. Entre los abismos, a veces surge una
colina. Tras la colina puede aparecer una ciudad. A la izquierda de la
ciudad tal vez haya un volcán. El volcán puede lanzar humo sobre el
amanecer. El amanecer tal vez sea una cueva de escorpiones. Los
escorpiones pueden ser hermanos de quienes habitan la ciudad. La
mirada de los habitantes de la ciudad es solo un eco de la tristeza.
La tristeza, como la nieve como el humo del volcán, es ahora ceniza
entre las nubes. La ceniza ya es parte de las lágrimas de los
escorpiones.

En la ciudad, entre los escorpiones, tal vez un día se levante un
muerto y las veredas sean lápidas de un cementerio construido en el
pozo de la memoria. Ahí hay un mar de espuma dorada y esqueletos,
porque la muerte primero está en los sueños, después invade la cabeza
y la realidad para que finalmente los escorpiones hagan su fiesta en
la primavera… En todo caso, eso no importa, porque la vida está hecha
de abismos...

ag/kl

 

*Periodista y escritor ecuatoriano-uruguayo.