A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z



Andrés Mora Ramírez

Mora Ramírez, Andrés

San José, Costa Rica (1978) Magister en Estudios Latinoamericanos con Énfasis en Cultura y Desarrollo de la Universidad Nacional de Costa Rica; Magíster en Educación con énfasis en Docencia Universitaria de la Universidad Nacional de Costa Rica; y Licenciado en Periodismo y Comunicación de Masas de la Universidad Federada de Costa Rica.

 

Leer más...

Su experiencia profesional se concentra en las áreas de docencia e investigación universitaria, edición de publicaciones, comunicación política, rendición de cuentas, investigación y control legislativo, desarrollo sostenible, procesos políticos latinoamericanos, centroamericanos y en educación.

Actualmente trabaja como docente e investigador en la Universidad Nacional de Costa Rica, en el Centro de Investigación y Docencia en Educación, y en el Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Facultad de Filosofía y Letras.

Junto al Dr. Rafael Cuevas Molina, es coautor de dos libros: Buscando el futuro. Crisis civilizatoria y posneoliberalismo en América Latina (2015) y Vendiendo las joyas de la abuela. Políticas culturales e identidad nacional en Costa Rica 1990-2010 (2013), ambos publicados en San José de Costa Rica por la Editorial de la Universidad Estatal a Distancia (EUNED).

Ha publicado artículos en revistas académicas nacionales e internacionales, en temas relacionados con el pensamiento político y pedagógico latinoamericano, las políticas culturales y la identidad nacional en Costa Rica, los procesos de construcción de identidades culturales y los medios de comunicación en América Latina. También, ha impartido conferencias y presentado ponencias en eventos académicos realizados en Costa Rica, Cuba y Argentina.

Es miembro de la Asociación por la Unidad de Nuestra América (AUNA-Costa Rica) y editor de la revista CON NUESTRA AMÉRICA, proyecto de comunicación sobre política, cultura y desarrollo en América Latina (http://connuestraamerica.blogspot.com); colaborador de la Agencia Latinoamericana de Información (www.alainet.org), Rebelión (www.rebelion.org) y de otros medios electrónicos alternativos.

Además, es colaborador del Núcleo de Estudos e Pesquisas Regionais e do Desenvolvimento (D&R), de la Universidade Federal de Pernambuco (UFPE), Brasil (http://grupoamericacentral.wordpress.com/analistas/).



Los más leídos  


La hora de los lobos

Andrés Mora Ramírez / AUNA-Costa Rica*

 

“La hora del lobo es el momento entre la noche y la aurora cuando la mayoría de la gente muere, cuando el sueño es más profundo, cuando las pesadillas son más reales, cuando los insomnes se ven acosados por sus mayores temores, cuando los fantasmas y los demonios son más poderosos...”, escribió Ingmar Bergman, explicando el sentido del guión de su película La hora del lobo (1968).

América Latina está viviendo ahora su propia hora del lobo: ese paso de la esperanza posneoliberal, y los sueños emancipadores, a la pesadilla de la restauración conservadora.

 

Como en el clásico filme del cineasta sueco, América Latina está viviendo ahora su propia hora del lobo: ese paso de la esperanza posneoliberal, y los sueños emancipadores, a la pesadilla de la restauración conservadora.

En solo unas semanas, el peor de los escenarios se consumó: en Argentina, la derecha recuperó el bastión neoliberal argentino -el mejor “modelo neoliberal” de la década de 1990-; en Venezuela, merced a sus tácticas de guerra económico, guerra mediática y al desgaste del gobierno de Nicolás Maduro, arrinconó a la Revolución Bolivariana arrebatándole la mayoría en el parlamento, después de 17 años de dominio del poder legislativo. Y en Brasil, los golpistas tejen sus redes en la oscuridad de los pactos para sacar de la presidencia a Dilma Rousseff.

Los lobos no han demorado en mostrar su dentadura afilada: en Argentina, el presidente Mauricio Macri conformó un gabinete con ministros reclutados de las compañías multinacionales (los Chief Executive Officer). La CEOcracia, como ya la han denominado, se configura a partir de la designación -entro otros cargos- de las exdirectoras ejecutivas de General Motors en Aerolíneas Argentinas, y de IBM y Telecom en la Cancillería;  y de los exdirectores de la petrolera Shell en el Ministerio de Minas y Energía, de LAN Argentina en la Jefatura de Gabinete, y del Deutsche Bank en la Secretaría de Finanzas.

No menos agresivo y polémico es el nombramiento de Patricia Bulrich como responsable de la cartera de Seguridad: a Bulrich se le vincula con fundaciones de la derecha estadounidense y con la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

En Venezuela, la llamada Mesa de Unidad Democrática (MUD), aupada por Fedecámaras y el capital extranjero, ha reclamado la derogación de un conjunto de leyes que representan conquistas claves del chavismo: la Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras, la Ley de Precios Justos (que fue la respuesta a la guerra económica de desabastecimiento de productos básicos), la Ley del Banco Central de Venezuela, el Código de Comercio, la Ley del Puerto Libre, la Ley de Tierras, la Ley de Emergencia de Vivienda y Terrenos Urbanos, la Ley Contra la Estafa Inmobiliaria y la Ley de Presupuesto Nacional del año 2016, que destina casi un 60% de los recursos a la inversión social.

Ahora bien, por más que la derecha celebre eufórica sus triunfos electorales, no lo tendrá nada fácil para gobernar: la sociedades argentina y venezolana se encuentran mejor organizadas hoy que hace veinte años, con más experiencias de movilizaciones sociales, de participación democrática y de protagonismo popular.

Una vez más, como tantas veces en nuestra historia, corresponderá construir desde abajo, caminar, acompañar y defender lo ganado.

 

Además, aunque debilitados por los resultados adversos, el Frente para la Victoria (kirchnerismo) y el Partido Socialista Unido de Venezuela (chavismo) mantienen cuotas nada despreciables de representación en gobernaciones y en los parlamentos. Quienes piensen que los proyectos antinacionales y proimperialistas se impondrán sin trabas, probablemente subestiman a las organizaciones populares y a la conciencia social que, pese a todo, se logró elevar en estos años.

Sin duda, serán tiempos de resistencia los que se vienen para nuestra América, en un contexto mundial de crisis capitalista y de recrudecimiento de las opciones de fuerza, del militarismo de las potencias, de las tensiones entre los defensores del hegemonismo unipolar y el mundo multipolar que intenta abrirse paso.

Y allí, una vez más, como tantas veces en nuestra historia, corresponderá construir desde abajo, caminar, acompañar y defender lo ganado.  Como dijera el poeta Roque Dalton, “en la lucha social también los grandes ríos / nacen de los pequeños ojos de agua / caminan mucho y crecen / hasta llegar al mar”. Es ley de vida… aunque los lobos anden sueltos.

 

ag/am

 

*Investigador, analista y docente de la Universidad de Costa Rica.