A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z



Andrés Piqueras Infante

Colussi, Marcelo

Politólogo, catedrático universitario e investigador social. Nacido en Argentina estudió Psicología y Filosofía en su país natal y actualmente reside en Guatemala. Escribe regularmente en medios electrónicos alternativos. Es autor de varias textos en el área de ciencias sociales y la literatura.

Leer más...
 


Los más leídos  


Monarcas: un resabio del pasado

Por Marcelo Colussi *

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

Paulatinamente, a lo largo de la historia, la humanidad ha venido manejando la organización de las sociedades de forma tal que el poder fue democratizándose, en forma lenta, sin duda, pero sin detenerse. Cuándo y -fundamentalmente por qué- el ejercicio del poder político de las comunidades quedó en manos de una sola persona, es  un hecho quizás imposible de dilucidar.

Es cierto que el estudio de distintas culturas y momentos históricos nos revela que todas las sociedades complejas, desde la aparición de la agricultura y la cría de animales en adelante -es decir desde el sedentarismo- aparece la figura del cabecilla único (cacique, soberano, jefe, faraón, rey, sacerdote supremo, etc.). De ahí a las monarquías como sistema político, y por tanto las casas reales -con sus códigos, enviados divinos, pompa, transmisión hereditaria- no hay más que un paso.

El estudio de la historia nos ratifica, sin lugar a duda, que lo formulado por Hegel como “dialéctica del amo y del esclavo” -en tanto figura que sintetiza las relaciones interhumanas- es inequívoco. La historia de las relaciones sociales es una larga sumatoria de conflictos, luchas a muerte en torno al poder y la apropiación del trabajo del otro. En ese ámbito, es también indubitable que “la violencia es la partera de la historia”, como afirmara Marx.

Las interrogantes sobre cuándo y por qué empezaron a existir los reyes queda sin respuesta categórica. Lo cierto es que hoy, ya entrado el siglo XXI, unos 500 millones de personas en todo el planeta (más o menos el 8 % de la población global) vive aún bajo monarquías.

Veintinueve países del mundo (casi el 15 % de todas las naciones actuales) formalmente son reinos, en términos político-administrativos: 10 en Europa (España, Bélgica, Dinamarca, Liechtenstein, Luxemburgo, Mónaco, Noruega, Países Bajos, Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y Suecia); 14 en Asia (Brunei, Bután, Camboya, Japón, Malasia, Nepal, Tailandia, Arabia Saudita, Bahrein, Emiratos Árabes, Jordania, Kuwait, Omán y Qatar); 3 en África (Lesotho, Marruecos y Suazilandia) y 2 en Oceanía (Samoa Occidental y Tonga).

¿Por qué a la hora de inventar un país nuevo se adopta la figura de una monarquía, y no de una república? “El esclavo piensa con la cabeza del amo”…, triste verdad inobjetable.

En sentido estricto no los hay en el continente americano, a no ser aquellos que integran el Commonwealth británico y tienen como jefa de Estado a la reina Isabel II de Inglaterra. Junto a otros países, en Oceanía forman el impreciso grupo de ex colonias más o menos independientes, en situación de mayor o menor dependencia de sus antiguos amos (Antigua y Barbuda, Antillas Holandesas, Aruba, Bahamas, Barbados, Belice, Canadá, Jamaica, San Cristóbal-Nieves, San Vicente-Granadinas, Santa Lucía, Australia, Islas Solomon, Nueva Zelanda y Papuasia-Nueva Guinea).

Si bien todos son reinos, existen marcadas diferencias entre unos y otros. Los europeos, por ejemplo, son formaciones casi decorativas, en las que el poder político efectivo pasa a años luz de las casas reales. El poder económico de las empresas capitalistas modernas las ha desplazado del centro de la dinámica social. En muchos de esos países, no obstante, el monarca deviene clave para mantener la unidad de la nación, como centro aglutinador de la concordia de las sociedades plurales de sus territorios.

Si bien en muchas de estas monarquías republicanas, diversos sectores de la población ven en las casas reales rémoras de un pasado feudal -que se resiste a terminar- y un gasto absolutamente superfluo en parásitos prescindibles. Según indicadores de quienes han estudiado el fenómeno, en más de un país buena parte de la propia población no querría perder su estatuto de reino, ya sea como comidilla para paparazzi y medios periodísticos escandalosos. Junto a gente que aborrece tales parásitos, acostumbrados al dolce far niente (el “no hacer nada”), hay súbditos que aman a sus monarcas.

El caso de las petromonarquías del golfo Pérsico (emiratos, califatos, sultanatos) la realidad es diametralmente opuesta. Allí las casas reales son el centro del poder político y económico, con una dinámica feudal en la que se entrecruzan, indisolublemente, Estado y religión. Después de ver lo sucedido en Túnez y en Egipto durante la llamada Primavera Árabe, seguramente más de un monarca de la región debió estar pensando en su futuro.

¿Le bajarán el dedo las potencias occidentales? (es decir: las verdaderas detentadoras del poder en el mundo, las que, hoy por hoy, escriben los guiones del planeta. ¿Hasta cuándo se “tolerarán” estas casas reales? Cuando el Sha de Irán ya no les “sirvió” más a los intereses imperiales de las potencias, Estados Unidos lo desechó. ¿Irá a  ocurrir algo similar ahora, en el Medio Oriente con estas monarquías “atrasadas”?

Un caso distinto es el de Japón, hoy el reino con mayor cantidad de súbditos (130 millones de personas). Pese a un desarrollo espectacular de relaciones capitalistas, la figura del emperador continúa teniendo una importancia primordial en la lógica de la nación, sin que soplen vientos de cambio a la vista.

Hay monarquías antiquísimas, como la japonesa (con más de dos mil 500 años de antigüedad), o muy recientes como las africanas o las de Oceanía, creadas sobre la base de la organización social importada de sus ex amos, los países que los dominaron como colonias hasta hace algunas décadas atrás. ¿Por qué a la hora de inventar un país nuevo se adopta la figura de una monarquía, y no de una república? “El esclavo piensa con la cabeza del amo”…, triste verdad inobjetable.

Todo esto nos induce a preguntarnos: ¿Qué es el progreso social? Difícil responderlo en una sola o pocas palabras. Al intentar analizarlo, se corre el riesgo de hacerlo desde referentes que podríamos tomar como modélicos, arquetípicos. En otros términos, se puede utilizar el parámetro de “mi” sociedad para evaluar a otras distintas, pasando por el prejuicio de que mi referente es más avanzado que el de otros.

El desarrollo imparable de máquinas cada vez más avanzadas, no significa haber alcanzado “la felicidad”. La catástrofe medioambiental que ya tenemos encima nos lo recuerda de modo patético.

En ese caso: ¿se progresa porque se siguen los lineamientos del modelo dominante? Cuando se encuentran (encontronazo sangriento, por cierto) americanos y europeos a fines del siglo XV, ¿quiénes eran más “avanzados”? ¿Son más “avanzadas” las democracias representativas surgidas en Europa que la organización tribal africana? ¿Es más “avanzada” la sociedad hondureña que no tiene pena de muerte que la sociedad china que sí la tiene?

Hecha esta consideración, y sabiendo el peligro que anida en la universalización de los modelos con que se mide y evalúa al otro distinto, debemos apurarnos a remarcar que progreso social no es lo mismo que progreso económico. La noción de desarrollo humano -de reciente factura (unas tres décadas)- intenta abrir un interrogante sobre la multiplicidad de aspectos a considerar en este tema.

No se trata sólo de acceso a bienes materiales y confort para tener progreso. En la idea de desarrollo cobran similar importancia las libertades y democratización de los poderes. En las petromonarquías árabes hay, al menos en promedio, niveles de ingreso per cápita increíblemente altos; ¿son avanzadas, por tanto?

Para hablar de progreso, habrá que hablar entonces de un conjunto de transformaciones que se van operando en las sociedades, en sus instituciones y su cultura ciudadana del día a día. El alejamiento del pensamiento mágico-religioso es, indubitablemente, un pilar de gran importancia, en tanto abre la posibilidad de un mayor desarrollo de la productividad, de la técnica.

El mundo que inaugura la cosmovisión científica permite mayor confort material. Ahí está el capitalismo desarrollado recordándonoslo. Pero eso sólo: el desarrollo imparable de máquinas cada vez más avanzadas, no significa por fuerza haber alcanzado “la felicidad”. La catástrofe medioambiental que ya tenemos encima nos lo recuerda de modo patético.

Progreso social no es lo mismo que progreso económico. Para hablar de progreso, habrá que hablar de las transformaciones que se van operando en las sociedades, sus instituciones y cultura ciudadana del día a día.

La permanencia de regímenes políticos donde el poder está concentrado en una sola persona (llámese emperador, rey, zar, faraón, sha, sultán, gran jefe, soberano, etc.) o en una casa real -poder autárquico, indiscutido, impune, absoluto- nos remite a una forma menos evolucionada de organización social.

El progreso social, en definitiva, pasa por la democratización en el ejercicio de los poderes. Si no, reafirmamos que la lógica en juego nos permite pensar en gente común y gente VIP (very important persons? Pero ¿hay gente VIP? Los nazis hablaban de “raza superior”. ¿Hay raza superior entonces? ¿Hay sangre azul? ¿Podríamos creer acaso, con Ernest Renan, que “la monarquía hereditaria es una concepción política tan profunda que no está al alcance de todas las inteligencias el comprenderla”?

Lo anterior puede llevar a cuestionarnos lo siguiente: poblaciones donde -además de altos estándares de satisfacción material- se ha llegado a modelos de organización social armónicos, con seguros de salud, de desempleo, altos niveles educativos; la valentía de legislar temas como el divorcio, el aborto, la eutanasia, donde se han erradicado la tortura o la pena de muerte como política de Estado, persisten aún en el mantenimiento de monarquías (pensemos en los países europeos). ¿Por qué? ¿Necesitamos creer que efectivamente hay gente VIP? ¿Tan lenta es la evolución social entonces?

Todo indicaría que, pese a que el desciframiento del genoma humano, nos revela lo contrario: todos somos en un todo iguales. Lamentablemente sí, es lenta esa evolución, muy lenta, tremendamente lenta y difícil. “Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio”, dijo Einstein. ¿Hasta cuándo las monarquías?

ag/mc

 

*Catedrático universitario, politólogo y articulista argentino.