A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z



Kintto Lucas

Lucas, Kintto

Periodista y escritor ecuatoriano-uruguayo. Máster en Estudios Avanzados en Literatura Española e Hispanoamericana por la Universidad de Barcelona. Vicecanciller de Ecuador entre 2010 y 2012 y embajador de Uruguay para Unasur, Celac y Alba en 2013. Premio Latinoamericano de Periodismo José Martí 1990. Pluma de la Dignidad de la Unión Nacional de Periodistas del Ecuador 2004. Recibió la Condecoración al Mérito en el Grado de Gran Cruz, del gobierno de Perú y el Botón de Oro Ho Chi Minh, de Vietnam.

Ha ejercido la docencia en las especialidades de periodismo y actualidad política y geopolítica e impartido conferencias en diversas universidades, instituciones estatales y organismos internacionales.

Leer más...

Es autor de más de 20 libros, entre estos Rebeliones Indígenas y Negras en América Latina; Mujeres del Siglo XX; La rebelión de los indios; El arca de la realidad –de la cultura del silencio a Wikileaks-; Retratos Escritos; Ecuador Cara y Cruz: del levantamiento del noventa a la Revolución Ciudadana (Tres Tomos); Scheherazade y otros relatos; El Naufragio de la Humanidad / O Naufrágio da Humanidade; José “Pepe” Mujica I labirinti della vita; Realidades y Ficciones. Sobre libros, escritores y lectores; Mercè Rodoreda, Barcelona y el “yo-ciudad”.



Los más leídos  


Historias de por acá…

Kintto Lucas

Para Firmas Selectas de PrensaLatina 

 

1. Por acá son muy religiosos. Por acá un día mataron a un guitarrero porque anunció “Cuesta abajo” y cantó otra canción. Una canción que decía algo así como “con la resaca a cuestas vuelve el pobre a su pobreza, vuelve el rico a su riqueza y el señor cura a sus misas. Se despertó el bien y el mal la zorra pobre al portal la zorra rica al rosal y el avaro a las divisas. Se acabó, el sol nos dice que llegó el final. Vamos bajando la cuesta que arriba en mi calle se acabó la fiesta”. Tratando de disculparse dijo que era de Serrat, muy famoso en tierras mediterráneas. Si ya bastante fue anunciar un tango de Carlitos y cantar una canción que no tenía nada que ver, peor cayó la explicación.

Además, no les gustó para nada que se metiera con el sol. Por acá veneran al sol como los Incas. Entonces hubo como un rumor que fue creciendo. Le sacaron la guitarra, lo bañaron en agua fría, lo ortigaron y lo crucificaron. En la cruz se podía leer: Cuesta abajo en su rodada… Después lo tiraron barranca abajo, pa que aprenda y ya no se vuelva a equivocar…

2. Por acá son muy eclipsados. Por acá los eclipses son maravillas que pasan por el cielo y por el corazón. El sol también a veces pasa por el corazón y cuando eso ocurre todos gritan habemus sol. Como si fuera el Papa, pero el Papa no es un sol. El sol ilumina, el Papa se viste de blanco y blanquea. El corazón ilumina.

Los eclipses eclipsan, los eclipses son una maravilla del amor entre el sol y la luna. Cuando se terminan los eclipses también unos gritan habemus sol y otras habemus luna. No sé si me entienden. Pero después de hacer el amor tan profundamente en un eclipse, el sol y la luna pasan por el corazón. Es el éxtasis del amor perpetuo. El Papa no entiende eso, sino después de cada eclipse diría amén.

3. Por acá son muy cerrados. Por acá viven en un laberinto perpetuo. Depende de la puerta que se abra para ir camino de un mundo, o de otro. Depende de la puerta que se abra para ir camino de la soledad, o del sueño, o de la muerte. La muerte siempre está en alguna puerta, todos los laberintos llevan a la vida y a la muerte. A mí me interesa más tener la llave de acá, la llave de cada puerta del laberinto para poder salir y entrar cuando quiera, que tener la llave de la puerta de mi casa.

Alguna vez me sentí perdido en este laberinto, ahora no. Ahora creo que las puertas siempre son una solución, así te lleven a un precipicio. Así te lleven a ninguna parte, las puertas mantienen la ilusión de sortear el laberinto. Las pastillas no son puertas. Las pastillas son como ladrillos colocados en todas las puertas. No hay salida del laberinto por medio de las pastillas. Para mi las llaves son como palabras y las puertas como las hojas de los libros. Los libros son como laberintos…

ag/kl

 

*Periodista y escritor ecuatoriano-uruguayo.