A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z



Kintto Lucas

Lucas, Kintto

Periodista y escritor ecuatoriano-uruguayo. Máster en Estudios Avanzados en Literatura Española e Hispanoamericana por la Universidad de Barcelona. Vicecanciller de Ecuador entre 2010 y 2012 y embajador de Uruguay para Unasur, Celac y Alba en 2013. Premio Latinoamericano de Periodismo José Martí 1990. Pluma de la Dignidad de la Unión Nacional de Periodistas del Ecuador 2004. Recibió la Condecoración al Mérito en el Grado de Gran Cruz, del gobierno de Perú y el Botón de Oro Ho Chi Minh, de Vietnam.

Ha ejercido la docencia en las especialidades de periodismo y actualidad política y geopolítica e impartido conferencias en diversas universidades, instituciones estatales y organismos internacionales.

Leer más...

Es autor de más de 20 libros, entre estos Rebeliones Indígenas y Negras en América Latina; Mujeres del Siglo XX; La rebelión de los indios; El arca de la realidad –de la cultura del silencio a Wikileaks-; Retratos Escritos; Ecuador Cara y Cruz: del levantamiento del noventa a la Revolución Ciudadana (Tres Tomos); Scheherazade y otros relatos; El Naufragio de la Humanidad / O Naufrágio da Humanidade; José “Pepe” Mujica I labirinti della vita; Realidades y Ficciones. Sobre libros, escritores y lectores; Mercè Rodoreda, Barcelona y el “yo-ciudad”.



Los más leídos  


Papeles

Por Kintto Lucas *

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

El mundo está lleno de papeles, las calles están repletas de papeles, los océanos inundados por papeles. Caminar es recorrer y recoger los papeles del camino en los caminos de papel. La Casa de Papel cuenta el robo a la casa de la moneda, de los billetes, del dinero. El dinero hecho papel o el papel hecho dinero es la imagen de los bancos, que a su vez son la mejor y la peor imagen del capitalismo de papel y del papel del capitalismo.

Los bancos son casas de papel. Sus dueños también son de papel. Indignas casas de papel. Pero muchas casas, muchas cosas, pueden ser de papel. Por ejemplo, las casas de tantos gobiernos, o el pensamiento de tantos presidentes. Gobiernos de papel, pensamientos de papel.

Joker, en cambio, es la imagen de una sociedad de papel, que se incendia en medio de la basura. La basura como metáfora de la muerte perpetua en la capital del capital. El fuego como expiación, como satisfacción, como asalto a la Capital del Papel. El castigo de los muertos que sobreviven vestidos de payasos. No hay luchas, no hay utopías, solo fuego reparador en medio de la basura. El asalto a la casa de papel reivindica una lucha, muchas luchas, una utopía, muchas utopías: la utopía de terminar con el dinero, con el consumismo, con el capitalismo… O, por lo menos, quemar su imagen de papel.

La música no es de papel, aunque las partituras más brillantes estén escritas en papel. La canción Bella Ciao de los partisanos italianos es un himno grabado en la memoria. Podríamos escuchar decenas de versiones. Podríamos empezar con la que se escucha en la serie española, después ir a Manu Chao. De ahí podemos pasar por Zaratustra Trío con su versión, y subversión, instrumental. Luego podemos seguir con Mercedes Sosa, su voz, su vida. Después una Orquesta Sinfónica, un piano, un violín, una guitarra, un acordeón en un parque, en una manifestación, en una marcha… La canción en la marcha coreada por todos, coreada por todas.

También están las versiones de papel, aquellas que cambian su letra por la letra de una caricatura. O las que utilizan la música para una publicidad, triste publicidad, despreciable publicidad de papel…Los cuadernos también son casas de papel. Los poetas, los escritores, los siguen reivindicando como sus casas de papel. Dignas casas de papel.

Las palabras se escurren por los cuadernos como queriendo murmurar todo lo guardado en la piel, en el corazón, en la mira, en la mirada. Como pájaros que se sueltan de alguna jaula, repiquetean los tamboriles y marchan sur abajo rumbo al mar, alpargateando los adoquines de la vida, con muchas grapas en la memoria. Torrente que corre hacia el mar. Ahora escribo pájaros diría Julio… No los veo venir, no los elijo… de golpe están ahí…

Los cuadernos son también casas de la palabra, la palabra como herramienta, como llama para incendiar el papel. La palabra como fuego contra la Casa de Papel.

ag/kl

 

*Periodista y escritor ecuatoriano-uruguayo.