A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z



Kintto Lucas

Lucas, Kintto

Periodista y escritor ecuatoriano-uruguayo. Fue vicecanciller de Ecuador entre 2010 y 2012 y embajador de Uruguay para Unasur, Celac y Alba en 2013. Premio Lationamericano de Periodismo José Martí 1990. Es autor de más de quince libros, entre otros, Rebeliones Indígenas y Negras en América Latina, Mujeres del Siglo XX, La rebelión de los indios, Apuntes sobre fútbol, Con sabor a gol -fútbol y periodismo- y El arca de la realidad –de la cultura del silencio a Wikileaks-.



Los más leídos  


Por Kintto Lucas*

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

1. A propósito de la derrota, reivindicar también lo positivo...

Cuando se pierde siempre es más fácil ver lo negativo. Sobre todo cuando esa derrota significa la victoria del fascismo. Sin embargo, viéndolo por el lado positivo, hay algunos logros interesantes.

 

Por Kintto Lucas*

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

Muchas veces los poetas se preguntan si la poesía sirve para algo. Más allá de aquel poema de Gabriel Celaya diciendo, diciéndonos, que la poesía es un arma cargada de futuro y exigiendo -exigiéndonos “poesía para el pobre, poesía necesaria como el pan de cada día”-, la duda permanece.

 

Por Kintto Lucas*

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

Miguel de Unamuno vivió una profunda contradicción filosófica durante toda su existencia: creer, o no creer, en Dios. Si William Shakespeare se preguntó -por intermedio de Hamlet- “ser o no ser”, podríamos decir que Miguel de Unamuno vivió la contradicción entre “creer o no creer”.

 

Por Kintto Lucas*

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

El ajedrez puede ser una metáfora de la vida. Si miramos la forma de caminar por el tablero de cada pieza, más allá del esquema militar, podemos encontrar la forma de caminar del ser humano por el tablero del mundo. El tablero del mundo, a veces, es cuadriculado como el del ajedrez y cada ser humano tiene su lugar en él, hasta que le toque dejarlo.

 

Por Kintto Lucas*

Especial para Firmas Selectas de Prensa Latina

¿Cuál es la realidad y cuál la fantasía? ¿Quién es el narrador y quién el protagonista? En Las babas del diablo, Julio Cortázar propone una serie de metáforas sobre la realidad y la vida. Para detallar esa realidad necesita desdoblarse en dos momentos: entonces crea un narrador que relata desde dos instantes diferentes.

Uno, el momento cercano, en el cual es partícipe directo de la trama. El otro, más lejano, cuando parece haber tomado cierta distancia de la trama, como si narrara desde la muerte, desde las nubes, desde otra realidad.

 

Entre el dolor ancestral y el dolor de España

Por Kintto Lucas*

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

En el recorrido de los escritores -a lo largo de su obra- se puede percibir cómo van cambiando estilos, temáticas, conforme a lo que van viviendo, las urgencias de un momento histórico, sentimental determinado. En el ámbito de la poesía, estos recorridos se hacen más evidentes que en la narrativa.

 

Por Kintto Lucas*

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

Vine a Comala porque me dijeron que aquí vivía la muerte, pero la muerte es solo un murmullo. Los murmullos están en el viento, y el viento es polvo en la mirada. Todos los caminos de la mirada  llevan hacia la muerte: en Comala,  el Mediterráneo, Siria, Libia, la frontera del muro, el Aquelarre de Zugarramurdi… Así no vengan a Comala, así no quieran ver,  mis amigos, mis amigas, mis enemigos, mis enemigas: la muerte ya está en sus miradas.

 

Por Kinto Lucas*

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

Cuando se mira el Aquelarre de Zugarramurdi desde la montaña, se ve en su vientre Tierra Negra. Al mirar Tierra Negra desde una montaña más lejana se ve dentro un reloj de arena. En el reloj de arena se ve el tiempo. En el tiempo se puede ver la Playa de la Brujas, el Cabo de los Ruiseñores y Punta de las Hormigas.

 

Entre la muerte de Wall Street y la “otredad”

Por Kintto Lucas*

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

Hay ciudades grises y ciudades coloridas. Hay ciudades que se autodestruyen lentamente. Hay ciudades que se destruyen en las guerras, hay vidas que se destruyen en las ciudades, hay historia destruidas en la historia de las ciudades. Hay ciudades que pueden ser la muerte. Nueva York puede ser la muerte, en la realidad, y en la poesía de Federico García Lorca, que es otra realidad. O tal vez la misma.

 

Por Kintto Lucas*

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 


Las brujas de Tierra Negra miran las fotos recortadas del Aquelarre de Zugarramurdi como si se trataran de recuerdos recortados. En las fotos hay brujas y ruiseñores que faltan. Quienes faltan en una foto pueden ser olvidos o recuerdos. Quién se tomó el trabajo de recortar esas fotos sabe cuántas brujas faltan, y cuántos cantos de ruiseñores ya no se pueden escuchar en las imágenes, cuántos olvidos y cuántos recuerdos .

 

Por Kintto Lucas*

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

¿La lluvia es triste o alegre?, preguntó un ruiseñor en Tierra Negra, mientras recordaba las hogueras en el Aquelarre de Zugarramurdi. La tristeza puede ser una hoguera. Puede ser un momento, puede ser algunos momentos, o tal vez para siempre. La tristeza puede ser un lugar, una mirada, un recuerdo, un olvido. Hay quienes viajan por el mundo con la tristeza a cuestas, como el amigo Juan. Poeta de mirada triste como los ruiseñores que recuerdan las hogueras en lugar de la lluvia.

 

Por Kintto Lucas*

Para Firmas Selectas de Prensa Latina



Hay ruiseñores que crecieron cantando en una rama. Si tu creces cantando, el canto es la realidad, y tal vez creas que el silencio también canta.

 

Por Kintto Lucas*

Especial para Firmas Selectas

 

Qué paloma será esa que no lleva cartas, que no lleva fotos ni espigas doradas, que no lleva tréboles para la buena suerte, ni lleva la muerte atada a sus alas, pero se equivoca al buscar el nido pues no está en la rama.

 

Por Kintto Lucas*

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

¿Qué habrá sospechado Alicia en ese minuto decisivo, ese fugaz minuto que escapó volando -antes que ella- y atravesó el espejo rumbo al país de las maravillas? Seguramente no sospechó que las bellas, pequeñas y sofisticadas máquinas con las cuales iba a encontrarse cambiarían totalmente la historia de su vida.

 

Por Kintto Lucas*

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

Casi me equivoco creyendo que el viento iba al sur. ¿Cómo puede ir al sur? Solamente a un ingenuo, que no sabe de rumbos, se le puede ocurrir que el viento vaya hacia el sur. El sur no existe, es una línea imaginaria como el Ecuador. En el sur y en el Ecuador miran al norte y no les importa a dónde vaya el viento…

 
Se encontraron 77 artículos.