Firmas selectas

Artículos de Opinión, comentarios y análisis

jueves 29 de febrero de 2024
elecciones

El “19 de Brumario”¹ de Javier Milei. La barbarie² al poder, Argentina – 2023

El 19 de noviembre se produjo el “balotaje” de las elecciones presidenciales en Argentina. Se enfrentaron los candidatos Sergio Massa de Unión por la Patria (UxP) una agrupación centrada alrededor de una parte del peronismo “moderno” y Javier Milei de La Libertad Avanza (LLA) extrema derecha fascista, este último apoyado por el ex presidente neoliberal Mauricio Macri y su correligionaria Patricia Bullrich, entre otros líderes reaccionarios.

A diferencia de los golpes de estado contrarrevolucionarios de 1799 (verdadero 18 de Brumario) y 1851, en esta ocasión la acción contra el progreso social se produjo en unas elecciones “legales” (aunque no “limpias”, que es algo diferente).

La candidatura de Javier Milei, apoyado por el VOX español, el “mesías” Jair Bolsonaro, y los grupos trumpistas de los EEUU. entre otros de la reacción regional y mundial, tiene un programa de gobierno basado en la liquidación de las estructuras estatales; la “liberalización” anarco- capitalista total de la economía; la privatización de empresas públicas, algunas- como el campo petrolífero “Vaca Muerta”- contribuyen con sustanciales ingresos a la economía del país; la dolarización y alianzas con los Estados Unidos e Israel.

Javier Milei y su compañera de fórmula Victoria Villarruel, son negacionistas que expresan que no hubo brutalidad masiva por parte de la dictadura militar de los 70 y 80 del siglo pasado Tienen una propuesta proimperialista y repudian todo esfuerzo de integración regional latinoamericana. En otras palabras, son la negación del desarrollo social en Argentina y por doquier. Ganaron con clara ventaja, 14 millones 473 mil 340 votos (55,69 por ciento) obtuvo Milei, mientras su oponente, el representante de Unión por la Patria (UxP), Sergio Massa, consiguió el sufragio de 11 millones 513 mil 116 ciudadanos (44,30), primacía de casi tres millones de votos.

El crepúsculo del “peronismo”

Resulta necesario dejar en claro que el “Peronismo”, término políticamente ambiguo e inconstante, ha sido por largo tiempo la manifestación primordial del capitalismo argentino. Sin embargo, hoy el tema de discusión no es si en Argentina habrá de inmediato un cambio del capitalismo al socialismo, no existen las condiciones para tal transición. La disputa era el domingo pasado entre un capitalismo “menos inhumano” y “más democrático” representado por UxP versus el fascismo manifiesto y brutal de LLA. La elección de J. Milei es una catástrofe de enormes proporciones para Argentina y para toda América Latina. La principal tarea el 19 de noviembre fue detener y derrotar al fascismo que se cierne sobre la nación austral. No se logró, y entre las muchas consecuencias de esta derrota estará la desaparición del peronismo en su concepción actual, como una fuerza principal de la sociedad argentina. El peronismo, obviamente centrado en la personalidad de Juan Domingo Perón, fue siempre y es un movimiento de masas, pero no un movimiento revolucionario, como muchas personas piensan. Con diferentes y a veces contrapuestas características en sus varias épocas, siempre se caracterizó por ser reformista, tener un considerable poder dentro del movimiento obrero, y una completa falta de claridad en sus objetivos. Nunca se planteó un movimiento en dirección al socialismo y en general fue una fuerza limitadora de la izquierda nacional y de gran confusionismo político en general.

La política exterior de los gobiernos peronistas fue, sin embargo, de carácter independiente y sin subordinación al imperialismo. Una clara identificación con la unificación de esfuerzos para el desarrollo de América Latina y más recientemente de integración con los BRICS, todo lo cual está en franco peligro con la elección de la formula Milei – Villaruel para dirigir a Argentina.

Líderes políticos jóvenes y de gran valía reconocidos por el pueblo, como Axel Kicillof, gobernador reelecto de la provincia de Buenos Aires, tienen indudablemente un gran futuro representando al centro- izquierda argentino, pero deberán separarse del peronismo tradicional y estar en una línea a la izquierda de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner, para poder ofrecerle al pueblo argentino lo que este necesita. La elección de Milei no es solo una victoria de la oligarquía y el fascismo pro militar en el país, sino la manifestación de la bancarrota del peronismo en su forma actual, después de muy mal gobierno y de carecer de propuestas para lo que ese pueblo quería tener.

Como he comentado en otros escritos, el concepto mismo del balotaje es un instrumento oligárquico. Sergio Massa ganó por un claro margen del 6.7 por ciento, que significó un millón 700 mil votos más. Hacer de ello borrón y cuenta nueva es un acto palpable de anti– democracia y así se permitió que todos los grupos de derecha se coaligaran y utilizaron un claro “voto de castigo” contra el candidato de la UxP.

Un significado muy negativo tendrán los resultados de las elecciones del domingo pasado para la economía y sociedad argentinas. Entre sus temas esenciales estaba el manejo del mega- préstamo que Mauricio Macri siendo presidente adquiriera con el FMI, que endeudó a Argentina hasta el tuétano.

Como lo anticipó Massa en repetidas ocasiones, la alianza entre Milei y Macri se basa en la abierta sumisión del Gobierno argentino al FMI. Massa aceptaba pagar la deuda, pero asegurando que el FMI se retire de Argentina, en la línea que aplicó Néstor Kirchner a inicios de los 2000. Este préstamo tiene un dramático significado para Argentina y su desarrollo social, que sufrirá enormemente con una elección de Milei y su “compañero de viaje” Macri. El servicio de la deuda argentina solamente con el FMI (unos 47 mil millones de dólares incluyendo los intereses y otros pagos incluidos), equivale a vivir en condiciones de parálisis económica.

Con respecto a Cuba, mientras Sergio Massa y UxP propulsaban excelentes relaciones muy fortalecidas desde la presidencia de Néstor Kirchner. El neoliberal Macri, mantuvo relaciones “normales”, aunque no tan amistosas con la Isla. Por ejemplo, durante su gobierno, Argentina votó cuatro veces a favor de las Resoluciones contra el Bloqueo y Macri se reunió en la ONU con el presidente cubano Miguel Diaz– Canel el 26 de septiembre de 2018.

El presidente electo fascista Javier Milei está en la misma línea de los Jair Bolsonaro, Álvaro Uribe e Iván Duque de alinearse con el imperialismo de forma abierta y clara contra Cuba y sus dirigentes. Sin intento alguno de maquillarse como hiciera su actual aliado Macri en 2015- 2019.

El negacionismo de los crímenes de la dictadura militar (1976 – 1983) y la admiración por Margaret Thatcher

La negación por parte de Milei, y particularmente Villarruel, de los horribles crímenes de la dictadura militar se produce a cuatro décadas de su desaparición cuando más del 50 por ciento de la población argentina actual no había nacido y no vivió aquellos terribles tiempos con decenas de miles de desaparecidos, las torturas, la notoria “Escuela de Mecánica de la Armada” (ESMA), por la que pasaron más de cinco mil personas que luego desaparecieron para siempre. Dos diplomáticos cubanos, Jesús Cejas y Crescencio Galañena, fueron secuestrados y asesinados en agosto de 1976. Milei y Villarruel lo objetan sin sonrojarse siquiera

Milei se identifica con quienes desde 1833 usurpan ilegalmente parte del territorio nacional e idolatra a la ex primera ministra de Reino Unido, Margaret Thatcher (1925-2013), responsable de la muerte de cientos de soldados argentinos y considerada una enemiga jurada de su nación.

Conclusiones y lecciones

Debe quedar claro que para nosotros y para la mayor del parte del mundo, Civilización equivale a Democracia y Barbarie a Tiranía. Pero para muchos como los Milei, Trump, Bolsonaro y otros truhanes (y truhanas, ¿será un neologismo?), la tiranía, el imperialismo, el fascismo parecen ser la forma normal de existencia, ergo Civilización.

Creo que la Democracia es mucho más que un voto, es construir un marco de acuerdos sobre el cual poder desarrollar el bien común, fortalecer la pluralidad de voces y el diálogo. Las deudas que ha tenido Argentina con la democracia, en estos 40 años después del fin de la dictadura militar fascista (la “Barbarie” que Milei y Villarruel niegan, y por ende se asocian con), se habla de ellas todos los días, se convive con esas limitantes cotidianamente por los argentinos.

Pero Democracia imperfecta no deja de alguna forma de ser Democracia. Lo que no puede existir es Democracia con 30 mil desaparecidos y otros tantos torturados. Eso sí que no puede ser, ni mucho menos se justifica que se vote por la Barbarie debido a que se tiene una Democracia “imperfecta” o “ineficiente”. Porque el fascismo es siempre violento a ultranza. Dijo Gandhi que: “La violencia es el miedo a los ideales de los demás”.

La democracia además de votar es también un conjunto de representaciones institucionales, un estado de derecho, una cultura, una forma de memoria y la sumatoria de experiencias de una sociedad en su búsqueda de satisfacer las necesidades materiales y espirituales de sus ciudadanos. Nada de eso, ni remotamente, ofrecen Milei – Villarruel y su LLA a la gran y hermana nación austral. Por lo tanto es necesario concluir, que el resultado de las elecciones argentinas del domingo pasado es una clara y franca derrota para la Democracia, obtenida usando mecanismos como el “balotaje”, a mi juicio cuestionable desde el punto de vista de la praxis democrática.

¿Cómo Javier Milei, siendo tan malo, negacionista, anti patriota y reprobable en todo sentido, logró cerca del 56 por ciento de los votos, más de 13 millones y medio de argentinos que votaron por él?

Ante todo fue un “voto de castigo” contra el crecimiento de la pobreza y las elevadísimas tasas inflacionarias, que afectaron a una parte importante de la población. En segundo lugar el apoyo de Macri – Bullrich le trajo al hoy presidente electo una gran cantidad de votos y además estructura en la capacidad movilizativa sobre todo en el Buenos Aires metropolitano, Santa Fe y Córdoba.

La falta total de apoyo por sectores disidentes del peronismo- de forma principal por el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti- y las agrupaciones de izquierda, rebajaron una cantidad muy considerable de votos a Sergio Massa. En pocas palabras: la derecha demostró ampliamente tener más unidad que los sectores del centro y de la izquierda, que como ha pasado múltiples veces en la historia (Alemania –1932 un gran ejemplo) dedicaron más esfuerzos a pelear entre ellos que a enfrentar al fascismo.

Consideraba más probable que ganara Massa, por estrecho margen. No me hubiera sorprendido sobremanera que ganara Milei asimismo por estrecho margen. Pero una victoria fascista en las urnas por un margen superior al 11 por ciento y tres millones de votos, es algo que realmente no esperaba.

Como se observa, de esta catástrofe política para Argentina y América Latina se pueden sacar muchas lecciones. El que se aprendan o no, depende de todos quienes queremos (o decimos querer) el progreso social y el bienestar de Argentina y de la Patria Grande.

rmh/jro

Notas.-

1. Brumario (en francés Brumaire) es el nombre del segundo mes del calendario republicano francés, el segundo también de la estación otoñal, que dura desde el 22, 23 o 24 de octubre hasta el 20, 21 o 22 de noviembre.

La fecha mencionada se refiere al 18 de brumario del año VIII (9 de noviembre de 1799), cuando Napoleón Bonaparte dio el golpe de Estado contrarrevolucionario que terminó con la Revolución francesa. En 1852, Karl Marx escribió El 18 Brumario de Luis Bonaparte sobre un acontecimiento posterior, el golpe de Estado de 1851 contra la Segunda República por parte de Napoleón III. Utilizo en este articulo la fecha ficticia de 19 de Brumario, por la fecha real de las elecciones argentinas, 19 de noviembre, y por ser un evento con consecuencias reaccionarias y anti populares, como los de los dos Napoleones, el Grande y el Pequeño.

2. “Facundo o Civilización y barbarie en las pampas argentinas” es un ensayo que fue publicado en 1845 por el educador, periodista, escritor y político (ex – presidente en 1868 – 1874) argentino Domingo Faustino Sarmiento (1811 – 1888), un hombre de su tiempo, marcado por profundas contradicciones en Argentina. En un contexto temporal y social muy distinto, la dicotomía de su magno ensayo, fue la interrogante del 19 de noviembre. Venció la barbarie, representada por Javier Milei y Patricia Villarruel, que estará en el poder hasta finales del 2027.

Logo de Prensa Latina
Más artículos :

……………………………………………….

Las opiniones expresadas en estos artículos son responsabilidad exclusiva de sus autores.

……………………………………………….