Firmas selectas

Artículos de Opinión, comentarios y análisis

viernes 19 de julio de 2024

Acerca de la demografía, la producción y la distribución (I)

Dos prelados muy diferentes

Por José R. Oro

La amenaza- para algunos inminencia- del fascismo en el país donde vivo (y en varios otros), me hace escribir sobre sus orígenes en el pensamiento social. El fascismo, en sus múltiples formas, existe siempre dentro del capitalismo; como el cáncer en el cuerpo humano, escondido pero latente, constantemente listo para surgir y matar.

El reverendo Thomas R. Malthus ganó notoriedad en el siglo XIX como un ferviente defensor de la pobreza y la desigualdad. Afirmó que los pobres no lo eran debido a la explotación capitalista o a la injusticia, sino simplemente porque eran demasiados, compitiendo por recursos limitados.

Hoy en día, las ideas de Malthus todavía circulan en diversas formas e incluso han ganado cierta influencia aun en sectores erráticos de la “izquierda”. En este artículo, me baso en la crítica de K. Marx y F. Engels a Malthus para exponer las implicaciones falsas y reaccionarias de estas ideas, entonces y en la actualidad. Estos análisis son bien actuales.

Se produce una distorsión de la verdad por parte de algunos medios: “La civilización occidental se está desmoronando a medida que un enjambre de inmigrantes se apodera de nuestros trabajos y hogares. Los presupuestos gubernamentales están siendo abrumados por un ejército de octogenarios zombis armados con papeles de la seguridad social y un apetito insaciable por el bienestar y la atención sanitaria. El planeta arde porque está habitado por demasiada gente; porque vivimos más allá de nuestras posibilidades”. Todo esto y más se declara regularmente como un hecho en las portadas de la prensa reaccionaria.

Este tipo de afirmaciones, son un reflejo actual de las ideas proto- fascistas del arriba mencionado reverendo Thomas Malthus, un clérigo y economista de finales del siglo XVIII y principios del XIX, cuyo nombre es hoy sinónimo de una visión deformada de la demografía; y, en particular, de la teoría de que la superpoblación es la culpable de todos los males de la sociedad.

En última instancia, es la ideología malthusiana la que sustenta los ataques xenófobos de la derecha fascista de hoy contra los inmigrantes y refugiados. Mientras tanto, el establishment liberal difunde perniciosamente argumentos comparables en términos de convertir a las personas mayores en chivos expiatorios de las crisis que enfrentan los sistemas de salud pública y pensiones. Se nos dice de manera similar que son los “boomers” (y los inmigrantes) quienes aparentemente impiden que los “millennials” y la “Generación Z” (1) compren una casa o encuentren un trabajo decente, no el caos del capitalismo, el consumismo y la anarquía del mercado.

El maltusianismo hoy, sin embargo, no sólo lo repiten hasta la saciedad los representantes de la clase dominante. Desafortunadamente, muchas de las llamadas «izquierdas» también han absorbido estas ideas, conscientemente o no, en forma de teoría del «decrecimiento» y otras creencias similares que existen sobre todo dentro de algunos grupos del movimiento ambientalista (o Verde). A la naturaleza hay que protegerla, hay que tomar las acciones para paliar su deterioro y el efecto de este, por supuesto. Y esto se puede y debe hacer sin detener el desarrollo de las fuerzas productivas. Más aún: si detenemos ese desarrollo no tendremos los recursos para cuidar al planeta.
Con tales afirmaciones y conceptos extendidos en todo el espectro político, es vital que los marxistas y el pueblo en general, tengamos una comprensión adecuada del maltusianismo y de una clara respuesta socialista, científica, a esta perjudicial tontería.

Campeón de la reacción

Malthus es más famoso- o infame, yo diría- por su teoría sobre las leyes de la población y la producción, que inicialmente esbozó en un texto titulado “Ensayo sobre el principio de la población”. La primera edición de este tratado se publicó en 1798, poco después del estallido de la Revolución Francesa.

El momento no fue una coincidencia. La revolución en Francia había inspirado a escritores románticos y utópicos de toda Europa, y al naciente movimiento obrero. En Gran Bretaña, la clase dominante estaba aterrorizada por el impacto radicalizador que los acontecimientos del otro lado del Canal de la Mancha estaban teniendo lugar en la metrópoli y en las colonias británicas.

El mismo año en que se publicó el ensayo de Malthus, por ejemplo, estalló la rebelión irlandesa contra el dominio británico, encabezada por la Sociedad de Irlandeses Unidos, un grupo republicano influenciado por los ideales revolucionarios de sus hermanos franceses.
Impulsados por estos acontecimientos, pensadores como William Godwin en Inglaterra comenzaron a especular sobre el potencial infinito de una sociedad futura basada en la ciencia y la razón, diciendo que no había límites para el progreso humano.

La clase burguesa dominante consideraba que esa propaganda era extremadamente peligrosa. Y en Malthus encontraron un campeón que estaba más que dispuesto a luchar por su bando; alguien que ofreció una refutación teórica a los utópicos y proporcionó una defensa del status quo vigente. La primera edición del ensayo de Malthus, a este respecto, fue escrita explícitamente como respuesta a Godwin. En sus propias palabras, junto con otros portadores de la antorcha de las fuerzas del conservadurismo y la reacción, como Edmund Burke, pretendía proporcionar un “argumento concluyente contra la perfectibilidad de las masas de la humanidad”.

En resumen, Malthus afirmó que, abandonados a su suerte, sin barreras ni restricciones materiales, los humanos se multiplicarían a un ritmo geométrico: 1, 2, 4, 8, 16, etc. Sin embargo, sugirió que la capacidad para producir alimentos sólo podría aumentar a una tasa aritmética: 1, 2, 3, 4, 5, etc. El resultado, según el clérigo, es que la población de la humanidad está constantemente sujeta a «controles positivos», como la guerra, las epidemias y el hambre, que actúan para limitar el crecimiento demográfico. En otras palabras, se alega que la muerte, la destrucción y la enfermedad son consecuencia del deseo insostenible de procrear de la humanidad.

Culpar a los pobres

El reverendo Malthus fue más allá de simplemente sugerir que el crecimiento demográfico no podía ser ilimitado. Después de todo, la afirmación de que existen límites materiales al tamaño total de la humanidad, es una verdad de Perogrullo. Es evidente que ninguna especie puede seguir proliferando sin un suministro adecuado de nutrientes, agua, etc. El tratado inicial de Malthus fue principalmente una polémica contra los románticos y los utópicos. Sin embargo, en escritos posteriores aplicó sus teorías a los apremiantes problemas políticos de la época. Y en cada ocasión sacó conclusiones brutalmente reaccionarias, sobre todo acerca de la cuestión de la pobreza.
La Revolución Industrial en Gran Bretaña acompañó a una miseria generalizada, a medida que los «trabajadores libres» acudían en masa del campo a las ciudades y el capitalismo los devoraba y los escupía a las calles.

En la época en que Malthus escribía su ensayo, existía un sistema parroquial de «leyes de pobres». Esto proporcionó cierto alivio a mendigos y vagabundos. Pero a raíz de las guerras napoleónicas, la depresión y el desempleo masivo golpearon al Reino Unido, y las antiguas Leyes de Pobres fueron cada vez más consideradas insostenibles y al mismo tiempo insuficientes. En 1832, se estableció una Comisión Real para proponer una nueva configuración de Leyes de Pobres. Y los argumentos de Malthus- presentados pública y celosamente por él mismo- se utilizaron para defender la necesidad de que la ayuda a nivel local fuera reemplazada por un sistema centralizado de asilos: instituciones estatales infernales que proporcionaban alojamiento básico y limitada comida a los desempleados.

Según Malthus y sus seguidores, las anteriores Leyes de Pobres sólo estaban empeorando la situación. El verdadero problema, dijeron, era el suministro limitado de alimentos y otros medios de subsistencia. Redistribuir la riqueza a través de la caridad no resolvería esta cuestión. Más bien, simplemente alentaría a las clases bajas a reproducirse, exacerbando el problema. En otras palabras, “los pobres tenían la culpa de ser pobres”. Y como cualquier otra alma justa, deben aceptar estoicamente su suerte en la vida; de lo contrario, prevalecerían el caos y la miseria.

«Un hombre que nace en un mundo ya poseído, si no puede obtener el sustento de sus padres, de quienes tiene una demanda justa, y si la sociedad no requiere de su trabajo, no tiene derecho a la más mínima porción de alimento, y, de hecho, no tiene por qué estar donde está. En el poderoso festín de la naturaleza no hay ninguna cobertura vacante para él. Ella le dice que se vaya y rápidamente ejecutará sus propias órdenes, […] «El orden y la armonía de la vida se perturban, la abundancia que antes reinaba se transforma en escasez; y la felicidad de los invitados es destruida por el espectáculo de miseria y dependencia en cada rincón del salón».

Entonces, en lugar de brindar ayuda a los pobres, Malthus y sus admiradores pidieron que fueran penalizados y efectivamente encarcelados, para evitar que se reprodujeran “como conejos”.

«Todo el problema [para los maltusianos]», observó Engels en sus estudios sobre la situación de la clase trabajadora en Inglaterra, «no es cómo sostener el excedente de población, sino cómo limitarlo en la medida de lo posible”. “Con esta teoría humana”, afirmó un joven Karl Marx, “el Parlamento inglés combina la opinión de que la pobreza los trabajadores se la han provocado a sí mismos y que, por lo tanto, no debe considerarse como una desgracia que debe evitarse”.

Humanos vs. animales

Escribiendo a raíz de los textos de Malthus y de las Leyes de Pobres de 1834 en el Reino Unido; Karl Marx y Friedrich Engels destrozaron estos argumentos y propuestas sociales reaccionarias. En primer lugar, los fundadores del socialismo científico cuestionaron los axiomas básicos en los que se basaba la hipótesis de Malthus:

“Malthus establece una fórmula en la que basa todo su sistema”, afirma Engels. “Se dice que la población aumenta en progresión geométrica, […] el poder productivo de la tierra en progresión aritmética. […] La diferencia es obvia, es aterradora; pero ¿es correcto?

El clérigo afirmó haber demostrado estas relaciones con evidencia empírica. En particular, determinó su tasa geométrica de aumento de población estudiando la expansión de nuevas sociedades en América del Norte y otras colonias británicas.

Sin embargo, las proporciones numéricas exactas alegadas por él distraen un poco de los principales defectos de su teoría. Sobre todo, lo que debe cuestionarse es su afirmación sobre los límites de la producción.

“¿Dónde se ha demostrado que la productividad de la tierra aumenta en progresión aritmética?” Engels continúa en su Crítica: «La superficie de tierra es limitada, eso es perfectamente cierto. Pero la fuerza de trabajo que se emplea en esta superficie aumenta junto con la población..”. «E incluso si asumimos que el aumento de la producción asociado con este aumento de trabajo no siempre es proporcional a este último, todavía queda un tercer elemento- que los economistas, sin embargo, nunca consideran importante- a saber, la ciencia, el progreso de que es tan ilimitado y al menos tan rápido como el de la población».

Malthus, entonces, presenta a los humanos como no mejores que los animales. La humanidad, en su opinión, es como una bacteria: destinada a multiplicarse descabelladamente hasta consumir todos los recursos disponibles en su hábitat.

Pero a diferencia del resto del reino animal, explicaron Marx y Engels, los humanos somos capaces de tener un pensamiento consciente y activo; de comprender el mundo que nos rodea a través de la interacción con nuestro entorno y de utilizar este conocimiento para transformarlo; de desarrollar la ciencia y la tecnología para dominar las fuerzas de la naturaleza.

Con su teoría de la población (o superpoblación), Malthus creía haber descubierto una ley de la naturaleza eterna y atemporal. Pero se trataba de una perspectiva cruda, una forma de reduccionismo, que efectivamente buscaba presentar la dinámica de la sociedad humana como poco más que una «lucha por la existencia» darwiniana (muchas décadas antes del propio Darwin).

Sin embargo, mediante el trabajo la humanidad puede desarrollar las fuerzas productivas de que dispone. Al hacerlo, podemos alterar las condiciones en las que vivimos y romper cualquier barrera que se interponga en el camino de la extensión de nuestra especie. Esto es lo que separa a los seres humanos de todas las demás criaturas. “Lo máximo que el animal puede lograr es recolectar lo que encuentre”, subraya Engels en su obra maestra inacabada “Dialéctica de la naturaleza”, mientras que “el hombre produce, prepara los medios de vida, en el sentido más amplio de la palabra, que sin él la naturaleza no podría” haber producido. Esto hace imposible cualquier transferencia incondicional de las leyes de la vida en las sociedades animales a la sociedad humana”.

En otras palabras: las leyes de la sociedad y de las poblaciones humanas son cualitativamente diferentes de las leyes de la biología y la evolución. La sociedad humana tiene sus propias leyes, más allá de las que se aplican a otras especies. La ciencia de la demografía no puede reducirse a una forma de «darwinismo» social.

La culpa no es de los religiosos, por ser Malthus un clérigo. El Papa Francisco, líder del catolicismo mundial, ha dado serios pasos en defensa de los pobres y la paz. Particularmente defensor de la infancia y la juventud. Nunca el Santo Padre ha proclamado la necesidad de exterminar personas, o de ejercer violencia contra los inmigrantes, todo lo contrario. En cambio ha denunciado el Bloqueo contra Cuba y muchas otras cosas importantes para el progreso y la supervivencia de la humanidad. El pensamiento religioso progresista se ha movido hacia la justicia social, la razón de ser de las enseñanzas de Jesús, antes de ser grandemente desvirtuadas por los mismos que lo asesinaron, más tarde arteramente metamorfoseados en sus “embajadores en la Tierra”.

Gran diferencia entre Francisco (y aun mas con los defensores de la Teología de la Liberación) con Malthus y el ala más derechista de las distintas iglesias, incluyendo la católica que también tiene amplios sectores muy reaccionarios. El Evangelismo es hoy una de las ramas más derechistas de la religión, como lo evidencia el gran apoyo de grupos evangélicos a fascistas como Trump y Bolsonaro.

Sin lugar a dudas prelados como Francisco o Malthus son muy diferentes y no debe achacársele a la religión en si misma el fomentar el fascismo. Eso depende de individuos generosos o malignos, no de creencias o fe.

En el mundo de hoy, el neo maltusianismo es una de las bases del resurgir del fascismo y del pensamiento anti- inmigrante, racista y xenofóbico en general. Las teorías Hitler-Trump del “envenenamiento de la sangre de Alemania o los Estados Unidos” son un ejemplo palmario. (continuará…).

rmh/jro

Nota:

1. Boomers, Millenials y Generacion Z es como se llama en los EEUU. a los nacidos inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial, al final del siglo XX y entre el 2000 y el 2012, respectivamente.

Logo de Prensa Latina
Más artículos :

……………………………………………….

Las opiniones expresadas en estos artículos son responsabilidad exclusiva de sus autores.

……………………………………………….