Firmas selectas

Artículos de Opinión, comentarios y análisis

jueves 29 de febrero de 2024
tropa de taiwan

Taiwán, China y las estrategias militares de Estados Unidos (II y fin)

Como respuesta a la guerra urbana en China, Estados Unidos propone repensar el grado de preparación de la población militar y civil de la isla para la defensa nacional. Plantean el llamado diseño militar conforme, un concepto de integración de la funcionalidad de los sensores y las armas en los contornos naturales de los buques y aviones de guerra, que podría extenderse al diseño del paisaje urbano.

alrededor del Capitolio en Washington

La experiencia de las unidades antiterroristas estadounidenses, estacionadas alrededor del Capitolio en Washington, podría utilizarse con este fin.

Otra sugerencia es utilizar municiones convencionales y tecnología comercial. Como demostraron las fuerzas de la coalición en Irak de 2004 a 2011, las municiones militares convencionales dispersas en los primeros días del conflicto, combinadas con la moderna electrónica comercial y el ingenio, ayudaron a la resistencia iraquí a montar una campaña mortífera y eficaz contra Estados Unidos y sus aliados. Se utilizaron artefactos explosivos improvisados para atacar vehículos de la coalición y tender emboscadas. En consecuencia, los talleres de reparación de motocicletas y scooters de las calles de Taipei pudieron reutilizarse rápidamente para usos militares.

Es probable que Estados Unidos ya esté formando instructores en Taiwán para llevar a cabo operaciones de insurgencia. Al menos, esos métodos son coherentes con la guerra especial de las Fuerzas de Operaciones Especiales de Estados Unidos. Y Taiwán forma parte de la zona Indo-Pacífica de responsabilidad del Mando de Operaciones Especiales de Estados Unidos (SOCPAC).

Asimismo, los expertos militares estadounidenses recomiendan un reconocimiento adecuado para identificar las unidades que podrían utilizarse para tomar China. Debe prestarse especial atención a los grupos de desembarco y a si incluyen fuerzas especiales para la guerra urbana. Esto ayudará a predecir si las operaciones en la isla serán prolongadas, impidiendo un rápido reconocimiento de la soberanía de la RPC sobre Taiwán.

Estados Unidos también vigila de cerca las capacidades de movilización y logística de China, pues cree que son bastante eficaces. En este sentido, se aconseja a los militares taiwaneses que promuevan varias contramedidas a la vez. En primer lugar, se trata de mejorar la capacidad de transición de las operaciones en tiempos de paz a las de guerra. En segundo lugar, se trata de reforzar las capacidades de recopilación y análisis de inteligencia, ampliando así el margen detiempo para la alerta temprana mediante la obtención de información vital sobre la movilización de material y transporte del EPL. El tercero es la integración de sistemas de armas de ataque de precisión de largo alcance para mejorar las capacidades de «guerra de supresión unificada» (lianhe zhia zuojian, 联合制压作战) de Taiwán, basadas en el concepto global de defensa.

Estos sistemas de ataque deberían combinarse con la guerra cibernética y de la información para lanzar ataques contra los nodos de movilización logística del EPL con el fin de perturbar su ritmo de batalla y apoderarse del espacio y el tiempo estratégicos. Estas medidas podrían aprovechar las deficiencias existentes en el apoyo logístico y la movilización del EPL. Los estadounidenses creen que si el EPL quiere una victoria rápida en la invasión de Taiwán, debe confiar en el buen funcionamiento de su plan de apoyo logístico y movilización. En consecuencia, será fundamental para los militares taiwaneses sabotear los sistemas de logística y movilización del EPL al comienzo de la guerra. O quizás en la fase de preparación, lo que incluiría el sabotaje del territorio chino y ataques cibernéticos.

Concepto global de defensa

En 2017, el entonces jefe del Estado Mayor de Taiwán, el almirante Li Ximin, propuso un nuevo enfoque para la defensa de Taiwán, llamado Concepto de Defensa Global.

Se trata esencialmente de una estrategia asimétrica que utiliza la movilidad, el camuflaje, las tácticas de enjambre y los enfoques innovadores para complicar la capacidad del EPL de encontrar y destruir las plataformas (objetivos) taiwanesas, especialmente en las primeras fases del conflicto. Como todos los conceptos de este tipo, se basa en maximizar la ventaja de la defensa y pretende derrotar al enemigo en el momento de vulnerabilidad, es decir, cuando se encuentra en la zona costera. Así, la primera fase de la acción militar según el Concepto de Defensa Global consiste en mantener las fuerzas armadas propias durante el ataque inicial del EPL a la isla y su bloqueo. Las fuerzas armadas de Taiwán deben representar un gran número de pequeñas unidades móviles que puedan abandonar las bases, ocultar sus posiciones y dificultar que sean detectadas. Luego viene la batalla decisiva en la zona costera, que se extiende a lo largo de un centenar de kilómetros. Los elementos clave para ello son los campos de minas y los misiles de crucero antibuque. Se pueden utilizar drones submarinos, aviones o barcos para crear campos de minas alrededor de la isla. Los expertos militares estadounidenses llaman a esto parte de la «estrategia del puercoespín». Taiwán ya ha solicitado a Estados Unidos minas marítimas Quickstrike MK-64 lanzadas desde el aire para reabastecerse y poder desplegarlas rápidamente al comienzo de un conflicto. Taiwán también dispone de minas MK-6 de la época de la Segunda Guerra Mundial que compró a Estados Unidos y cuya fiabilidad comprueba periódicamente. Además, la Chung Shan National Defense Company produce minas desde 2002.

antibuque Hsiung Feng

En cuanto a los misiles, Taiwán dispone actualmente de los antibuque Hsiung Feng montados en camiones que pueden esconderse en un lugar apartado para evitar los golpes iniciales y luego atacarlos cuando los buques del EPL empiecen a cruzar el Estrecho. Para evitar los ataques de represalia, deben cambiar inmediatamente de ubicación.

La tercera fase del Concepto Global de Defensa pretende destruir al enemigo en la «zona de playa», que se extiende unos 40 kilómetros desde los lugares de desembarco propuestos. En esta fase, la armada de Taiwán debe colocar minas tanto en aguas profundas como en aguas poco profundas cerca de las posibles zonas de desembarco. Para esta misión se está construyendo una nueva flota de buques lanzaminas automatizados de alta velocidad, el primero de los cuales sería botado en agosto de 2020. Las guías de colocación de minas podrían instalarse en varias clases de buques de superficie. También se sabe que se incluirán en el diseño de las corbetas que se espera que entren a formar parte del Ejército taiwanés. Debido a los campos de minas, los primeros buques de invasión se verán obligados a reducir su velocidad y entonces les atacarán enjambres de pequeñas lanchas rápidas de ataque y misiles de crucero antibuque lanzados desde camiones. En particular, es importante alcanzar a los buques clave del EPL, especialmente los de asalto anfibio que transportan mano de obra (infantes de marina) y los buques de reacción rápida que transportan vehículos y blindados.

Para tener éxito en esta campaña, Taiwán debe contar con un importante arsenal de municiones, ya que depender de los suministros de los aliados durante el conflicto será difícil debido al posible bloqueo de la isla por parte del EPL. También es necesario contar con un número suficiente de personal. Esta es probablemente la razón por la que Taiwán decidió a finales del año pasado aumentar a un año el periodo de servicio militar obligatorio. El servicio militar será obligatorio desde el 1 de enero de2024.

Por el momento, el principal problema sin resolver para la aplicación de este modelo es el estancamiento del presupuesto de defensa de Taiwán, que no puede mantener una inversión suficiente tanto en la defensa costera asimétrica como en las capacidades convencionales de ataque de largo alcance.

La experiencia ucraniana y enfoques más amplios

vehículos aéreos no tripulados

Los expertos estadounidenses también destacan el papel de los vehículos aéreos no tripulados en el conflicto de Ucrania, y sugieren que estos activos serían muy utilizados en una posible guerra en Taiwán. Creen que se necesita una combinación de capacidades de la Fuerza Aérea, en la que se utilizarán aviones tripulados y drones que puedan alcanzar los sistemas de armas chinos para destruirlos rápidamente. Sólo que, a diferencia de los utilizados en Ucrania, los UAV de las Fuerzas Aéreas estadounidenses necesitarán mayor alcance, capacidad de supervivencia, autonomía y sofisticados sensores y cargas útiles para poder utilizar una verdadera influencia coercitiva.

Esto requiere equilibrar la creación de un gran número de drones de bajo coste con los requisitos estratégicos y operativos a los que se enfrentan las Fuerzas Aéreas estadounidenses en la región Indo-Pacífica.

Por último, en Estados Unidos existe el convencimiento general de que China utilizará una estrategia combinada con respecto a Taiwán, que entra dentro del concepto de zona gris. Por lo tanto, la oposición a Beijing no puede llevarse a cabo exclusivamente por medios políticos o militares.

En este sentido, los expertos del American Enterprise Institute sugieren que Estados Unidos aproveche las vulnerabilidades de China en cuatro áreas.

Económica: fuerte reducción de la dependencia estadounidense de China y búsqueda de mercados alternativos;

Diplomática: contrarrestar las medidas coercitivas de China reforzando las alianzas;

Militar: estabilización del equilibrio militar en Asia mediante la inversión en capacidades críticas de defensa. Socavar los esfuerzos de China para presionar al gobierno taiwanés y disuadir al Partido Comunista Chino de atacar Taiwán;

Democrática: contrarrestar la erosión de los derechos humanos por parte de China con la ayuda de amigos en Qingjiang, Tíbet, Hong Kong y otros lugares.

Aquí vemos un nuevo desarrollo de la estrategia de «Batalla Aire-Mar».

Por lo tanto, es necesario vigilar no sólo el complejo militar-industrial de Taiwán, las entregas de armas estadounidenses y las reformas en curso de Taipei, sino también otras dimensiones que pueden utilizarse para aplicar herramientas de guerra híbrida contra China.

rmh/ls

Logo de Prensa Latina
Más artículos :

……………………………………………….

Las opiniones expresadas en estos artículos son responsabilidad exclusiva de sus autores.

……………………………………………….