Firmas selectas

Artículos de Opinión, comentarios y análisis

miércoles 28 de febrero de 2024
cumbre del G7

Los Avariciosos 7 (GREEDY 7)

Del 19 al 21 de mayo de 2023, Hiroshima, Japón, acogerá la cumbre del G7. Ya está claro que se celebrará en un ambiente de excepcionalismo occidental, como demuestran los resultados de la última reunión ministerial en la ciudad de Karuizawa, donde diplomáticos de alto rango del G7 expresaron su postura sobre una serie de cuestiones. Entre ellas, la desaprobación de una serie de países, así como declaraciones claramente infundadas realizadas con la esperanza de anotarse puntos con representantes de otros países, ya que la confianza en el Occidente colectivo está disminuyendo rápidamente.

Todo ello quedó reflejado en un extenso comunicado de veinte páginas de los ministros de Asuntos Exteriores de los países del G7 (+representante de la UE), publicado el 18 de abril.

Cabe señalar que los ministros de Asuntos Exteriores de Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Gran Bretaña y Estados Unidos, así como el Alto Representante de la Unión Europea, han declarado su compromiso de «mantener y reforzar un orden internacional libre y abierto basado en el Estado de Derecho», un sistema surgido tras la Segunda Guerra Mundial, muy reforzado tras el colapso de la URSS y dominado en gran medida por Estados Unidos. Hasta hace poco, permanecía prácticamente incontestado, pero el giro hacia la multipolaridad está erosionando sus cimientos paso a paso…

En un intento desesperado por mantener su hegemonía, Washington inventa más formas y razones para justificar este modelo unipolar y parasitario, sus satélites se ven obligados a contribuir a él, aunque no les beneficie.

Yoshimasa Hayashi

En declaraciones a la prensa, el ministro japonés de Asuntos Exteriores, Yoshimasa Hayashi, afirmó explícitamente que uno de los compromisos delG7 es «oponerse firmemente a los intentos unilaterales de cambiar el statu quo en cualquier parte del mundo», el objetivo deseado por China y Rusia, que trabajan para crear un espacio económico único para un orden mundial multipolar.

Rusia en primer plano…

En cuanto a los diversos problemas y amenazas, los políticos occidentales sitúan a Rusia a la cabeza de la lista, señalando incluso «el uso de los recursos alimentarios y energéticos como armas». Aunque fue Occidente quien estableció sanciones, voló el gasoducto Nord Stream e impuso una serie de prohibiciones a diversos productos procedentes de Rusia. Está claro que es Occidente, con Estados Unidos a la cabeza, quien utiliza como arma todos los ámbitos a su alcance, incluido el derecho humanitario. Y con la ayuda de sus medios de comunicación está tratando de llevar a cabo una propaganda agresiva, en la que gran parte de la información es burda desinformación.

La región Indo-Pacífica y las actividades de la ASEAN se mencionan en segundo lugar, pero más bien brevemente.

Y luego se pasa directamente a China, a la que, como a Rusia, se acusa de destrucción. Al G7 le preocupan la escalada y las tensiones en torno a Taiwán, pero también otras cuestiones. Sin embargo, algunas disposiciones se expresan de manera perentoria: «abstenerse de amenazas, coerción, intimidación o uso de la fuerza. Seguimos seriamente preocupados por la situación en los mares de China Oriental y Meridional y en torno a ellos. …No hay base legal para las expansivas reivindicaciones marítimas de China en el Mar de China Meridional».

A China le sigue Corea del Norte, donde se habla no sólo de programas de armas nucleares y misiles balísticos (a los que Corea del Norte tiene todo el derecho como potencia soberana), sino también de cierta «crisis humanitaria» dentro del país y de «violaciones sistemáticas de los derechos humanos». Este pasaje tiene claramente el carácter de injerencia en los asuntos internos del país.

Los dirigentes de Myanmar, Afganistán e Irán son condenados con igual fervor. A Irán también se le atribuyen «actividades desestabilizadoras, incluida la transferencia de misiles balísticos, así como de vehículos aéreos no tripulados (UAV), es decir, drones, y tecnologías conexas a agentes estatales y no estatales». También se condena el apoyo de Irán a Rusia y, por supuesto, las detenciones dentro del país.

Un enorme bloque está dedicado al desarme, que supuestamente apoya el G7. Entonces, ¿por qué ampliar la OTAN y suministrar armas al régimen de Kiev y a Taiwán? También es bastante hipócrita la declaración sobre el cumplimiento de las normas de la ONU, incluidas las decisiones de la Asamblea General y del Consejo de Seguridad. Está claro que el G7 tiene poca memoria: la invasión de Irak en 2003 por Estados Unidos, con el apoyo de Gran Bretaña, se llevó a cabo sin el consentimiento de la ONU. Al igual que el bombardeo y la ocupación de Afganistán, de la que Estados Unidos y sus cómplices huyeron avergonzados veinte años después.

…Pero China en la mira

Wang Wenbin

Curiosamente, China reaccionó inmediatamente a este comunicado. Durante su habitual conferencia de prensa, el ministro chino de Asuntos Exteriores, Wang Wenbin, declaró que la reunión de ministros de Asuntos Exteriores del G7 «interfirió groseramente en los asuntos internos de China y difamó y desacreditó maliciosamente a China». Y el propio comunicado refleja la «arrogancia, los prejuicios y el deseo deliberado del grupo de bloquear y contener a China. Lo deploramos y rechazamos, y hemos hecho una enérgica gestión ante el anfitrión, Japón».

El ministro mencionó que el G7 intenta manipular las narrativas para engañar a la opinión pública. Y en ningún caso puede hablar en nombre de la comunidad internacional.

Wang Wenbin también señaló las aparentes contradicciones del documento del G7 y formuló justas caracterizaciones: «El G7 se coloca en el asiento del juez y hace comentarios gratuitos sobre las políticas de seguridad estratégica y control de armamentos de otros países, al tiempo que socava constantemente el sistema internacional de desarme nuclear y no proliferación. ¿Cómo puede un comportamiento así ganarse la confianza de la comunidad internacional? Estados Unidos posee el mayor y más avanzado arsenal nuclear del mundo. Se ha retirado de los tratados y organizaciones relativos al control de armamentos, sigue una política de disuasión nuclear de primer uso, sigue mejorando su tríada nuclear, refuerza e intenta reproducir los acuerdos de reparto nuclear y avanza en el despliegue avanzado de fuerzas estratégicas. Estados Unidos se ha convertido en el elemento más perturbador y la mayor fuente de riesgos para la paz y la seguridad internacionales. Es más, EEUU y el Reino Unido están transfiriendo abiertamente a Australia reactores submarinos de propulsión nuclear y uranio altamente enriquecido para armamento, lo que constituye un grave riesgo de proliferación nuclear y contraviene el objeto y la finalidad del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares(TNP).

“Me gustaría subrayar que Japón, que ostenta la presidencia rotatoria del G7, ha adoptado una postura política muy hipócrita en el ámbito del control de armamentos. Japón se ha caracterizado durante mucho tiempo como víctima de explosiones nucleares y defensor de un mundo libre de armas nucleares. Pero, de hecho, Japón se encuentra cómodamente bajo el paraguas nuclear de Washington y se opone y obstaculiza la renuncia de EEUU al uso primero de armas nucleares. Algunos políticos japoneses incluso sugieren la posibilidad de compartir armas nucleares con EEUU. Además, el gobierno nipón ha ignorado el interés público internacional al seguir adelante con el vertido al océano del agua contaminada con material nuclear procedente de Fukushima. Esta medida ha impuesto el riesgo impredecible de la contaminación nuclear a personas de todo el mundo.

“Instamos una vez más al G7 a que deje de difamar y calumniar a otros países y deje de incitar al antagonismo y la confrontación. Deben reflexionar sobre sus propias políticas de seguridad estratégica, cumplir seriamente las obligaciones internacionales pertinentes en materia de control de armamentos y asumir las responsabilidades que les corresponden en relación con la paz y la seguridad mundiales».

Las críticas de China vinieron muy bien. Porque para construir un mundo multipolar es necesario desmontar los mitos y las falsas narrativas del Occidente colectivo.

¿G7 o G7?

G7

Por cierto, ¿es el G7 realmente «grande»? Después de todo, cuando se formó este club, la participación en la economía mundial de estos países era muy diferente. Y ahora el PIB de China está casi cerca del de Estados Unidos, y los otros miembros del G7 juntos tienen más o menos el mismo PIB que la RPC. Probablemente deberíamos introducir un nuevo término, «Greedy 7», porque corresponde a la realidad, no puede ser grande en el sentido real, y la abreviatura seguirá siendo la misma.

rmh/ls

Logo de Prensa Latina
Más artículos :

……………………………………………….

Las opiniones expresadas en estos artículos son responsabilidad exclusiva de sus autores.

……………………………………………….