Firmas selectas

Artículos de Opinión, comentarios y análisis

viernes 19 de julio de 2024

La causa palestina es solidaridad de los pueblos y lucha contra el sionismo genocida

Por Luis Ernesto Guerra

Palestina luz de la humanidad:

David Ben Gurión, Haim Weizmann y Golda Meir forman parte de las personalidades del sionismo que fundaron el Estado de Israel en 1948.

Theodor Herzl, considerado como el padre intelectual del sionismo político, allanó el camino con el desarrollo de una corriente nacionalista judía a finales del siglo XIX, posteriormente en el siglo XX Shimon Peres, Yitzhak Rabin, Moshe Dayan, Menahem Begin, hasta el genocida exterminador Benjamin Netanyahu en pleno siglo XXI.

Fue David Ben Gurión quien leyó el 14 de mayo de 1948 la declaración de Independencia del Estado de Israel.
Ejerció como primer ministro en 1948 y 1954 y luego entre 1955 y 1963.

Nacido en 1886 en Plonsk, actualmente perteneciente a Polonia, emigró a Palestina en 1906.

Considerado como un visionario, Ben Gurión fue la gran figura del Mapai, el embrión del Partido Laborista israelí.

Los clanes familiares nazi sionistas venidos de la vieja Europa neocolonial con apellidos que llegan hasta Benjamin Netanyahu, cargaron y arrastraron en sus mentes esquizofrénicas y enfermas los horrores del holocausto y apartheid, de los campos de concentración, y fueron trasladados con toda perversidad y saña a Palestina que nació rebelde, libre y siempre amando la justicia y la paz social.

En Rafah, utilizaron armas químicas como el fósforo blanco que vuelve cuerpos completamente en ceniza, como evidenciaron macabras imágenes, en contra de la vida apagada de la niñez.

Hay una ruptura en el frente nazisionista que el nefasto proyecto de muerte debe parar.

El Estado de Israel debería desaparecer y Palestina retomar sus territorios para recuperar derechos, soberanía.

“Libre Palestina del río al mar” expresan las voces de millones de jóvenes en todo el mundo.

Como nuestroamericanos y del Sur global venimos de procesos independentistas de emancipación y libertad.

Más de 76 años de Al Nakba vienen salpicados de crímenes, expansionismo y genocidio.

Israel es una poderosa arma nuclear, se considera el pueblo elegido, supremacista, sigue perdiendo cada día; sin embargo, a pesar de las armas que ingresaron de EEUU, de la Europa neocolonial y decadente, al eje de la resistencia no lo han podido derrotar, ni a una facción que enarbola ”Libre, Libre Palestina”.

El Estado colonialista y expansionista ha venido consumando la limpieza étnica mediante la operación genocida de Gaza, con raigambre del absurdo hecho colonial renacentista implementado en Latinoamérica y tiene su mirada en el Mar Mediterráneo para implementar sus grandes proyectos inmobiliarios y extraer del subsuelo marino inmensas reservas de gas natural existentes.

Causa Palestina el genocidio en Rafah:

Una mueca de indignación causó mirar cuando la pequeña niña frunció el ceño de dolor, de no soportar las quemaduras con fósforo blanco lanzadas por estos dementes, entrenados para exterminar y cometer genocidio, sus lágrimas rodaban incontrolables por las mejillas convertidas en anestésico, ya que ésta jauría criminal no ha permitido que ingrese la ayuda humanitaria y alimentos.

Han violentado de manera permanente y recurrente el Derecho Humanitario Internacional, algunos instrumentos de derechos humanos; siempre le valió un comino al primer ministro Benjamín Netanyahu que el Fiscal de la Corte Penal Internacional(CPI) emitiera una boleta de detención por el cometimiento de crímenes y delitos de lesa humanidad; por el contrario, su alter ego estadounidense y protector reaccionó inmediatamente y amenazó al fiscal de la CPI.

Es importante mencionar que el Estado Sionista de Israel no pertenece, ni está suscrito a la jurisdicción de la Corte Penal Internacional, por lo tanto, sin temor a equivocarnos seguirá cometiendo genocidio mediante drones no tripulados, invasión y exterminio terrestre con tanques y armamento de grueso calibre, con un ejército de genocidas, que satisfacen su ego fratricida con el infanticidio.

Lloran las palmeras datileras y los olivares cuando los arrancaron e incineraron y el equipo pesado de cargadoras, martillos neumáticos, retroexcavadoras derrocaron las casas de familias palestinas, aunque se abriga la esperanza que volverán a florecer y fructificar en la tierra de Palestina.

Volverá a germinar un nuevo amanecer de emancipación y libertad, sin los gritos y las vidas apagadas por los misiles, las armas químicas como el fósforo blanco; esta demencial maquinaria imperialista, fascista y nazisionista que incinera niñez viva y que le vale un desmadre a la vieja Europa otanista que se va estrangulando lentamente de injusticia social, de crímenes de lesa humanidad, que parió el renacimiento salpicado de etnocidio, vandalismo, genocidio recreado en siglos XX y XXI con la inteligencia artificial y reproducidos en la gran telaraña y enracimado perverso de las redes sociales, en donde dementes soldados nazi sionistas disfrutan el aquelarre de sangre con el infanticidio y genocidio de la niñez y adolescencia.

Las voces de la juventud denominada generación Z han destapado la parafernalia de una comunidad internacional que venía posicionando una narrativa de endosar a más de dos millones de gazatíes como la gran amenaza para el Estado sionista. Está muriendo la niñez por inanición. Hay descaro y moral de doble rasero nazi-sionista-imperialista. En ocho meses desde el 7 de octubre de 2023, miles de toneladas de bombas, armas y misiles han caído sobre Gaza, Cisjordania, Rafah y otras ciudades arrasando escuelas, hospitales, las tiendas de refugiados. Bombardearon caravanas de civiles que acudieron a Rafah. No existe excusa para cometer tan demencial genocidio; sin embargo, no han dejado de masacrar a la niñez.

Los ataques militares, algunos de los más mortales desde octubre, afectaron el campo de refugiados de Nuseirat y Deir el-Balah en el centro de Gaza. Los médicos describieron las escenas dentro del Hospital Al-Aqsa como una «masacre total».

Quieren vaciar Gaza y sus territorios de palestinos/as, pero nunca pensaron que los pueblos del mundo despertaron con una solidaridad activa que mantiene al hegemón estadounidense, el sionismo en el Consejo de Seguridad activado.

Se acabaron los verbos, sinónimos, para describir lo que acontece.

No hay agua, combustibles, se han amputado brazos y piernas sin el uso de anestesia y alcohol.

La única estrategia del sionismo es bloquear la ayuda humanitaria, los colonos están contribuyendo a perpetuar el holocausto, el apartheid. No dejan de matar.

Joe Biden

Es risible que en el corazón del imperialismo estadounidense se puede criticar al gobierno de Biden, pero no al Estado sionista, porque se corre el riesgo de ser acusado y condenado por antisemita.

Esto comenzó con la opacidad y favores de las Naciones Unidas que generaron una absurda y demencial resolución de entregar una tierra, un territorio ocupado por los palestinos originarios que a pesar de que han quemado las palmeras datileras y los olivares, nunca lo harán con el espíritu de lucha, de resistencia, a sus saberes, cosmovisiones, guardados en la memoria y la historia de un pueblo que no ha dejado de luchar, que resiste, que mantiene viva la luz de la esperanza, por conseguir su emancipación, libertad plena de ejercicio de derechos, que ya venció a la parafernalia nazisionista, fascista y filofascista que violó todo el andamiaje estructural de normas, convenciones e instrumentos de Naciones Unidas, en donde la alteridad de poder del imperialismo estadounidense tiene el privilegio de veto para frenar toda resolución de los Consejos de Seguridad y Derechos Humanos.

El secretario General de NN.UU., manifestó que colocará a Israel en la lista de países transgresores de derechos humanos, por el cometimiento de genocidio un delito de lesa humanidad.

“Estados Unidos e Israel comparten el mismo objetivo racista de colonización y expulsión o aniquilación de la población nativa de Palestina”.

Al final del túnel como expresa un refrán popular se vislumbran en la luz del nuevo día negociaciones condicionadas por el imperialismo estadounidense que siempre actúa con alteridad de poder de hegemón en crisis sistémica y estructural.

La narrativa massmediática y todo el lastre comunicacional del bigdata y dictadura del algoritmo no dejan de difundir un escenario de conflicto o guerra. ¿Cuál conflicto? .El genocidio no lo es, vinieron cometiendo genocidio y limpieza étnica de manera demencial, empezando con la niñez, adolescencia, de mujeres y hombres, configurados como una amenaza para la empresa y corporación estadounidense-nazisionista, los complejos militares industriales que acumulan ganancia y capital rentista, especulativo, salpicado de terribles violaciones de derechos humanos, de impunidad y complicidad con el único fin de usurpar un territorio abundante de recursos naturales energéticos, y una ubicación estratégica en el Mar Mediterráneo que tiene importantes yacimientos hidrocarburíferos en el subsuelo marino.

La massmediática occidental pretende seguir hablando de guerra. Allí no hay una guerra, no hay dos ejércitos, el único existente es el nazisionista que raya en lo demencial y que ha proyectado en las redes sociales cómo se asesina y comete infanticidio con la niñez palestina y un pueblo que tiene dignidad, que demanda el derecho de vivir en paz, pero con justicia social, sin que le conculquen ningún derecho fundamental y humano, el derecho de vivir en paz que resuena en los oídos de esta cofradía imperialista- nazisionista, que entrega las armas fabricadas por los complejos militares, que tienen manchadas las manos y la pírrica carente conciencia de la perversa maquinaria de la muerte.

Este colonialismo, expansionismo, vandalismo, genocidio y saqueo aupado hipócritamente por la comunidad internacional, está enfrentado a millones de voces de los pueblos del mundo que condenan, repudian este infame y demencial genocidio que se viene cometiendo en pleno siglo XXI, azotado por la crisis sistémica y estructural de un neoliberalismo y capitalismo salvaje, rentista, que se está muriendo, en el cual emerge la juventud en la propia columna vertebral del imperialismo, en su consenso y establecimiento y grita: “Libre, Libre Palestina desde el río hasta el mar”, a pesar de la brutal represión de una fuerza pública entrenada para combatir a los pueblos convertidos en el enemigo interno de su modelo unipolar, injusto, insensible, inhumano predador de la vida.

No han podido ni podrán arrancar y extirpar la dignidad de un pueblo que defiende la vida y paz con justicia social a pesar del exterminio y genocidio perpetuado en 76 años de Al Nakba.

Volverán nuevos amaneceres para abrazar la vida, el derecho de vivir en paz de Palestina como Estado Soberano.

Por ello cabe citar la legendaria expresión del Che: “La solidaridad es la ternura de los pueblos” y está en plena vigencia.

¡Libre, Libre Palestina desde el río hasta el mar!

Mi dolor grita, mi dolor no calla porque Palestina venció y vencerá.

rmh/ leg

Logo de Prensa Latina
Más artículos :

……………………………………………….

Las opiniones expresadas en estos artículos son responsabilidad exclusiva de sus autores.

……………………………………………….