Firmas selectas

Artículos de Opinión, comentarios y análisis

miércoles 10 de agosto de 2022
Antony-Blinken

¿A qué viene AntonyBlinken a Panamá?

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

La visita a Panamá del secretario de Estado, Antony Blinken, acompañado del Director de Seguridad de Estados Unidos (Homeland Security), Alejandro Mayorkas, de nacionalidad cubano-norteamericana, guarda relación con la Conferencia Ministerial sobre Migración y Protección.

Incluye la base aérea Mayor Salvador Córdoba, de Nicanor, en la provincia de Darién, una de las tantas bases liliputienses ilegales de Estados Unidos en Panamá, y está agendada una entrevista con el presidente Laurentino Cortizo y su canciller, Erika Mouynes.

Sin embargo, no deja de llamarnos la atención que la canciller Erika Mouynes es mencionada extraoficialmente como uno de los cambios que se introducirán de tres ministros del gabinete: de Relaciones Exteriores, de Comercio y de Gobierno, y se nos hace difícil atribuir esos cambios a razones de la partidocracia, al Tribunal Electoral o al simple rejuego político.

A nuestro juicio, la canciller Mouynes ha mantenido al país dentro de los lindes de Washington. Su reciente gira o misión exitosa a cuatro países asiáticos incluye a miembros de la Asociación de Países del Sudeste Asiático (ASEAN), como Indonesia, Vietnam y Singapur, además de a China.

En China, la canciller se entrevistó con su homólogo, el señor Wang Yi, y le propuso suscribir el Protocolo de Adhesión al Tratado de Neutralidad. La decisión no es tan fácil porque Taiwán lo firmó antes y, por principios, la China Popular no puede hacerlo concomitantemente. Según lo han reconocido tanto los Estados Unidos como la ONU (13 de octubre de 1971), Taiwán es parte de la República Popular China.

Durante la visita del presidente Xi Jinping a Panamá en diciembre de 2018, Panamá y China firmaron una Declaración Conjunta el día 3 de ese mes, en la que China reconoce la soberanía de Panamá sobre su Canal; la neutralidad permanente de la vía acuática en los términos acordados, el principio de una sola China y el cumplimiento estricto del Derecho Internacional, conforme a la Declaración sobre los Principios de Derecho Internacional concernientes a las Relaciones de Amistad entre los Pueblos (Resolución A.G. 2625) (Ver: Julio Yao, China, Panamá y la Geopolítica, Editora Chen, 2021, pág. 215).

La Declaración Presidencial Conjunta entre Panamá y China tiene una mayor jerarquía legal que una adhesión al Protocolo de Adhesión. Esperamos que haya una razón fundamental en la preanunciada destitución de la canciller Erika Mouynes más allá de su visita a Beijing. En cuanto al ministro de Comercio, él se manifestó a favor de nuevos acuerdos con China para subsanar falencias del TPC con Estados Unidos que no favorecen a nuestros productores y que Washington se niega a modificar.

La migración

En cuanto a la migración regional, la gente emigra a Estados Unidos por su fama como fuente del progreso y por razones de fuerza mayor, como inestabilidad política, invasiones, golpes de Estado, bancarrota y horizonte sin futuro.

La razón más importante es la dependencia latinoamericana de los centros de poder de Washington, que deciden nuestra condición y que se debe al hecho de que a Estados Unidos jamás le ha interesado nuestro desarrollo y sí su enriquecimiento a costa nuestra. Esa dependencia limita y determina nuestro desarrollo y crecimiento.

Sin embargo, las decisiones opresivas de Estados Unidos siempre quedan en la impunidad porque no se les considera delito internacional, como debería ser.

Estados Unidos nada hace para resarcir los daños a nuestros pueblos y, en su lugar, adopta políticas migratorias selectivas, la mayor parte de las cuales culminan en violaciones masivas de los derechos humanos, de las que hacen cómplices a los gobiernos de la región, que se ven obligados reducir su gasto social.

Trump-Biden

A esa dependencia se le añade la Guerra Fría, que supuso una represión amplia de las libertades sociales y políticas durante ocho décadas, pues eso fue el anticomunismo: un retroceso en las libertades que son consustanciales al desarrollo. Los golpes de Estado, las revueltas militares, las dictaduras, las partidocracias, son la expresión de la Guerra Fría y del neoliberalismo, que es la última mentira del Norte.

De esta forma, se crean problemas de envergadura difíciles de resolver que muchas veces sirven de juguetes y circo para los mandatarios en Washington (Donald Trump y George Biden) , quienes usan nuestras desgracias para jugar con sus partidos políticos y demostrar cuán magnánimos son con nuestros pueblos.

Mientras tanto, Estados Unidos se solaza en castigar selectivamente con sanciones unilaterales ilegales a cubanos, nicaragüenses, salvadoreños, venezolanos y ahora rusos.

El tratamiento inhumano y cruel a los 15 mil haitianos es la demostración más cruda de que la llamada democracia norteamericana es solo una fachada del sistema esclavista y racista que impera desde el siglo XIX en Estados Unidos.

rm/jy

*Analista Internacional, exasesor de política exterior del general Omar Torrijos.
Logo de Prensa Latina
Más artículos :

……………………………………………….

Las opiniones expresadas en estos artículos son responsabilidad exclusiva de sus autores.

……………………………………………….