A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z



Kintto Lucas

Lucas, Kintto

Periodista y escritor ecuatoriano-uruguayo. Máster en Estudios Avanzados en Literatura Española e Hispanoamericana por la Universidad de Barcelona. Vicecanciller de Ecuador entre 2010 y 2012 y embajador de Uruguay para Unasur, Celac y Alba en 2013. Premio Latinoamericano de Periodismo José Martí 1990. Pluma de la Dignidad de la Unión Nacional de Periodistas del Ecuador 2004. Recibió la Condecoración al Mérito en el Grado de Gran Cruz, del gobierno de Perú y el Botón de Oro Ho Chi Minh, de Vietnam.

Ha ejercido la docencia en las especialidades de periodismo y actualidad política y geopolítica e impartido conferencias en diversas universidades, instituciones estatales y organismos internacionales.

Leer más...

Es autor de más de 20 libros, entre estos Rebeliones Indígenas y Negras en América Latina; Mujeres del Siglo XX; La rebelión de los indios; El arca de la realidad –de la cultura del silencio a Wikileaks-; Retratos Escritos; Ecuador Cara y Cruz: del levantamiento del noventa a la Revolución Ciudadana (Tres Tomos); Scheherazade y otros relatos; El Naufragio de la Humanidad / O Naufrágio da Humanidade; José “Pepe” Mujica I labirinti della vita; Realidades y Ficciones. Sobre libros, escritores y lectores; Mercè Rodoreda, Barcelona y el “yo-ciudad”.



Los más leídos  


Por Kintto Lucas *

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

El mundo está lleno de papeles, las calles están repletas de papeles, los océanos inundados por papeles. Caminar es recorrer y recoger los papeles del camino en los caminos de papel. La Casa de Papel cuenta el robo a la casa de la moneda, de los billetes, del dinero. El dinero hecho papel o el papel hecho dinero es la imagen de los bancos, que a su vez son la mejor y la peor imagen del capitalismo de papel y del papel del capitalismo.

 

Por Kintto Lucas *

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

Nicolo Paganini fue un genio, inigualable e incansable. Para muchos, cuando el tocaba, era el diablo el que se manifestaba. Y el dejó correr la leyenda. La dejó crecer. Generó historias. Y así, para la Iglesia Católica, que solo mira el diablo fuera de ella, el violín de Paganini se transformó en el violín del diablo. Sin embargo, a pesar de la Iglesia Católica y su Inquisición, a pesar de Dios y del diablo, de los dioses y los diablos, que son muchos y a veces están vivos y coleando, unos y otros. A pesar de todo eso, la música de Paganini sorteó los tiempos y vale la pena escucharla y reescucharla.

 

Por Kintto Lucas *

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

Lua branca, luna roja

Me fui a volver y me encuentro observando la luna de Quito. Supongo que es la misma luna de otros lugares, no la luna gigante, no la luna roja, no la luna de lluvia, ni la luna de lobos, no; creo que no es la misma luna de otros lares, es la luna de Quito. Pero aquí y allá, y más allá, hay muchas lunas. Hoy vamos a recorrer un mundo de lunas. Pero empecemos con la Lua branca de fulgores y de ensueños a la cual le canta la María Bethania.

 

Por Kintto Lucas

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

Un viejo está sentado en el banco de la esquina:
se ríe a carcajadas cuando las ruedas
de los autos frenan ante un paso cebra.

Los bancos unas veces sirven para descansar,
para mirar las ruedas de los autos,
o para pensar en aquellos que descansaron antes.
y que un día se fueron a otra parte del mismo lugar.

Los que descansaron antes
y se fueron a buscar otras ruedas,
otros autos, otros paso cebras,
ahora están durmiendo en alguna vereda,
cubiertos con el cartón de alguna caja
que antes estuvo llena de ropa
alemana, o francesa, o inglesa,
o quién sabe de qué país de esos
que venden su ropa hecha en otro lugar.

Las ropas que llegaron a Latinoamérica
en grandes cajas de cartón, y que algunos usan
cuando hacen deporte o se van a una fiesta,
fueron tejidas algún día, o todos,
por unas señoras de Etiopía,
o de Bangladesh, o de la India,
o de quién sabe qué país de esos
marcados por los sellos en las cajas de cartón,
los cajones de madera y los huesos en la tierra.

Lo bueno de todo esto para la OMC
es ver que las cajas sirven de cobertor
en todas las estaciones del cambio climático,
el cartón no contamina como el plástico,
las ropas no tienen aranceles,
las señoras de Etiopía cobran 25 dólares al mes
y el viejo se sigue riendo de los paso cebras
sentado en el banco de una esquina,
sin que lo maten a puntapiés, aquí o allá.

En todo caso, las ruedas de los autos
son iguales en cualquier calle
y los bancos sirven para sentarse en cualquier lugar.

ag/kl

 

*Periodista y escritor ecuatoriano-uruguayo.

 

Por Kintto Lucas *

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

Después de cruzar el Aqueronte,
si vamos de caverna en caverna,
tal vez podemos cruzar algunos laberintos
muchas encrucijadas, muchos acertijos.
El laberinto del fauno,
es un laberinto de sensaciones diversas:
paz, tristeza, ternura y soledad.
Al recorrerlo entramos en la guerra de España,
esa caverna del dolor, de la muerte, del heroísmo.
Pero entramos también en los ojos de una niña
que se aferra a la inocencia
mientras el mundo a su alrededor se desmorona,
esa caverna de la ternura
y la esperanza de que todo cambiará.
Un laberinto de la vida y de la muerte,
de la fantasía y la realidad,
del pasado y el futuro, del dolor y los recuerdos.
La imaginación de la niña, hija de la guerra,
espanta los horrores que soporta.
¿Quién puede decir que la imaginación
de una niña no es la realidad?
¿Quién puede afirmar que el libro
de las encrucijadas no es la realidad?
¿Quién puede decirles hoy
a los niños del Mediterráneo,
que en la imaginación hay laberintos más humanos
para explorar?

ag/kl

 

*Periodista y escritor ecuatoriano-uruguayo.
 

Por Kintto Lucas *

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

"La vista ya no da como antes", le dice a una vieja alumna, mientras le cuenta de sus últimas presentaciones en el exterior. De los aplausos le cuenta, de la vibración de otros públicos al verla, de las miradas casi hipnotizadas, de la vida... Y la vida está ahí, siempre llena de todas las formas de la tierra, que es como decir del cuerpo, o sea de los colores. Aunque cuando piensa en el mirar un poco apagado de estos días la voz cambia...

 

Kintto Lucas

Para Firmas Selectas de PrensaLatina 

 

1. Por acá son muy religiosos. Por acá un día mataron a un guitarrero porque anunció “Cuesta abajo” y cantó otra canción. Una canción que decía algo así como “con la resaca a cuestas vuelve el pobre a su pobreza, vuelve el rico a su riqueza y el señor cura a sus misas. Se despertó el bien y el mal la zorra pobre al portal la zorra rica al rosal y el avaro a las divisas. Se acabó, el sol nos dice que llegó el final. Vamos bajando la cuesta que arriba en mi calle se acabó la fiesta”. Tratando de disculparse dijo que era de Serrat, muy famoso en tierras mediterráneas. Si ya bastante fue anunciar un tango de Carlitos y cantar una canción que no tenía nada que ver, peor cayó la explicación.

 

Por Kintto Lucas *

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

De rojo se visten los niños y niñas

para llegar a la tierra prometida,

en las orillas quedan de esa tierra roja,

en las fronteras de rojo se quedan,

de rojo en arenas mediterráneas,

bermejas las aguas del rojo río

bermejas arenas del rojo mar

bermeja la muerte, Valeria y Aylan…

ag/kl

 

*Periodista y escritor ecuatoriano-uruguayo.
 

Por Kintto Lucas

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

Tener la palabra significa tener el poder. A través de la posesión de la palabra se transmite o se reafirma la ideología. Es así que se va consagrando y definiendo quiénes pueden hablar, cómo se debe nombrar la realidad, qué es legítimo y qué no. Aparentemente, bajo regímenes autoritarios todos hablan y utilizan la palabra. Pero, ¿de qué habla el pueblo en esos regímenes?, ¿qué palabra tiene?, ¿a través de qué vías se expresa?, ¿cuál es la “verdad" que puede escuchar?

 

Por Kintto Lucas *

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

El ser humano confió en sus oídos antes que en sus ojos. El ser humano auscultando los vientos y el sonido de la tormenta. El ser humano mirando un mundo indescifrable donde las cosas no tenían nombre y descubriendo, de pronto, el primer signo gráfico; el primer mensaje escrito o dibujado sobre una piedra. El ser humano ajustando ese signo a una ley: el primer lenguaje. Entonces comenzó, tal vez, la primera alienación del ser humano: tuvo que elaborar los conceptos, el contenido de las palabras. El árbol fue ese dibujo, el agua ese sonido, el viento un trazo furioso sobre la piedra.

 

Por Kintto Lucas

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

La poesía contiene en sí misma muchos mundos. Asumirla como algo acabado, inamovible, es matarla, y matarla es matar la palabra. El poeta Nicanor Parra quiso desburocratizarla y, para eso primero era necesario desacralizarla. Era necesario romper con lo supuestamente establecido, romper con el statu-quo poético. Sin embargo, para hacerlo, había que estar seguro de qué se podía proponer en lugar de lo ya existente.

 

Por Kintto Lucas *

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

Los escritores liberan, en sus relatos, sentimientos individuales y colectivos. Muchos de ellos, además de construir vínculos directos con sus personajes de ficción, lo hacen también con los espacios y la geografía en los cuales se desarrolla la ficción. Eso ocurre, por ejemplo, con el  uruguayo Horacio Quiroga y la selva de Misiones.

 

Por Kintto Lucas *

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

Si quieres cruzar el muro
tienes que quitarte los zapatos,
llevar algunas monedas en el bolsillo,
y tomarte el tren de Pancho Villa.

Tienes que beber algún tequila
y dormirte en un portal con las hormigas.
Tienes que cantar algún mariachi
y pasar los espejismos de Tijuana.
Tienes que encontrar a Pedro Páramo
y atravesar el llano de Jalisco en llamas.
Tienes que matar un gringo viejo
antes de llegar a la frontera.
Tienes que olvidarte del camino
cuando ya lo logres traspasar.

Si quieres cruzar el muro
no olvides a la guadaña
cuando quieras regresar,
y ándale despacito,
aquí ya no hay más santitos
que ayuden a caminar.

ag/kl

 

*Periodista y escritor ecuatoriano-uruguayo.
 

Por Kintto Lucas *

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

Los escritores utilizan la literatura como una forma de liberar sus silencios individuales y colectivos. La paradoja es que son libres y prisioneros al mismo tiempo. Es algo raro porque están presos de sus silencios, presos de sí mismos, de sus personajes, del espacio geográfico y sus propias vidas. Pero, por otro lado, pueden inventar vidas, modificar historias, matar sin castigo y sin culpa, amar y odiar sin penitencia o recompensa.

 

Por Kintto Lucas *

Para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

La Playa de la Brujas es una bahía de sueños y ensueños. Allí las brujas aman profundamente cada noche, cada día.

 
Se encontraron 109 artículos.