Firmas selectas

Artículos de Opinión, comentarios y análisis

jueves 29 de febrero de 2024
eeuu China y Rusia

La concurrencia en las turbulencias mundiales

La rivalidad de Estados Unidos con China y Rusia implica muchos intereses militares, económicos y geopolíticos que se solapan y tiene importantes implicaciones para el orden internacional.

Recientemente, varios grupos de reflexión estadounidenses han elaborado con regularidad tanto pequeñas publicaciones como análisis bastante extensos sobre la competencia mundial. No sólo hablan de la rivalidad en el escenario mundial, sino de la competencia de las grandes potencias, a las que los autores suelen referirse como EEUU, Rusia y China.

Si nos fijamos en las investigaciones de la RAND, veremos que han publicado numerosas monografías sobre la competencia entre grandes potencias en los últimos años. Y aunque estas últimas se publicaron en 2023, la investigación en sí había comenzado años antes. [1]

Uno de estos trabajos afirma que es probable que la competición en los teatros secundarios se centre en los centros históricos de poder. La influencia de China y, en menor medida, de Rusia está aumentando en los teatros secundarios, aunque Estados Unidos sigue siendo por el momento el actor militar dominante. Sin embargo, se subraya que la implicación de las grandes potencias en los conflictos en los teatros secundarios en la nueva era de la competencia puede estar menos impulsada por la lógica de suma cero que durante la Guerra Fría. Esto dificulta la evaluación del potencial de conflicto y su escalada.

América Latina

Se dice incluso que en América Latina podrían darse varios escenarios de conflicto plausibles, en los que Estados Unidos podría verse implicado en el bando contrario a Rusia o China. Aunque no hay fuerzas en esta región que declaren siquiera intenciones de enfrentarse a Moscú y Beijing.

En un documento anterior se afirma que la rivalidad actual entre las grandes potencias está fundamentalmente relacionada con la naturaleza del sistema internacional. La rivalidad de EEUU con China y Rusia implica muchos intereses militares, económicos y geopolíticos que se solapan y tiene implicaciones significativas para el orden internacional. China, en particular, está trabajando para cambiar las reglas, normas e instituciones internacionales dominantes, además de mejorar sus capacidades militares. Sin embargo, Estados Unidos sigue gozando de una fuerte posición competitiva. Aunque su éxito a largo plazo depende del mantenimiento de una posición económica fuerte y de la voluntad de comprometerse internacionalmente; de la disposición de aliados y socios clave; de la influencia ideológica en las reglas, normas e instituciones internacionales, y de una postura militar global fuerte frente a las potencias competidoras.[2].

La actuación de Estados Unidos

Tal vez este imperativo esbozado por los autores explique los intentos de EE UU hacia sus aliados, los países neutrales y los socios de Rusia.

No es casualidad que se hayan producido recientemente visitas de delegaciones del Departamento de Estado estadounidense a países de Asia Central, donde Kazajstán y Kirguizistán son miembros de la Unión Económica Euroasiática (UEEA). Esto explica también el anuncio por parte de Washington de nuevas sanciones contra Rusia. Y además de los principales rivales de EEUU, sus planificadores políticos prescriben áreas de trabajo y marcan coyunturas críticas en las que deben centrarse. Bajo la etiqueta «competencia estratégica geopolítica», el sitio web de la RAND ofrece en general una gama bastante amplia de publicaciones que van desde el tema de la guerra por poderes [3] y el conflicto en Ucrania [4] hasta la fabricación de semiconductores en Taiwán [5], los cambios en la política de seguridad japonesa [6] y el espacio exterior.[7]

La importancia para EEUU del factor militar industrial

Es evidente que el establishment estadounidense está preocupado por mantener su superioridad global y teme perder posiciones clave en la economía mundial, la logística, el sector financiero y bancario y el complejo militar industrial.

Lockheed Martin, Boeing y Northrop Grumman

Este último es especialmente importante para Washington, ya que la venta de sistemas de armamento tiene varios objetivos: presionar a los grupos políticos asociados a los fabricantes de armas y equipos como Lockheed Martin, Boeing, Northrop Grumman y otros, incluido el sector de las tecnologías de la información (Amazon, Microsoft, Google); militarizar a los Estados vecinos de los países objetivo (como Ucrania, Polonia, Finlandia), y arrastrar a sus satélites a perseguir sus propios intereses, incluidas nuevas estrategias militares y políticas. Los intentos de Washington de reforzar sus alianzas militares pueden rastrearse en publicaciones como la opinión del Reino Unido sobre las cuestiones anteriores, donde se destaca la necesidad de comprometerse con Estados Unidos.[8]

Hay que tener en cuenta que la RAND Corporation trabaja para las necesidades del ejército estadounidense y recibe financiación del Pentágono. Pero la visión general se refiere a las regiones de todo el mundo y a las zonas en las que los intereses estadounidenses (occidentales) entran en conflicto o pueden entrar en conflicto con los de Rusia, China, Irán y otros países (no occidentales). El Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS) de Washington también destaca este tema, ya sea de forma temática o regional.[9]

El lenguaje de las etiquetas

Al hacerlo, hay una notable superposición de etiquetas que ya se han desarrollado anteriormente, como «¿Cómo responde Estados Unidos a las tácticas de presión de Beijing en la zona gris hacia Taiwán y en toda la región del Indo-Pacífico en su conjunto? ¿Cuál es la mejor manera de disuadir de forma constante a Beijing de atacar Taiwán? ¿Existen herramientas no militares creíbles que puedan desplegar Estados Unidos y otros países afines?». En cuanto a las cuestiones globales generales, se plantea cómo puede Estados Unidos mejorar la sostenibilidad y la eficacia de las instituciones multilaterales existentes (es decir, el modelo creado por el Occidente colectivo), y cuál es la mejor manera de utilizar su peso económico para aumentar su influencia en el Sur Global (y limitar así a Beijing).[10]

Washington

Aparte del hecho de que Washington intenta mantener y extender aún más su influencia en diferentes regiones, de hecho, todo esto indica una especie de consenso dentro del establishment estadounidense de que se avecina un mundo tripolar que sustituirá al unipolar.

El surgimiento de dos nuevos polos, uno que representa a la antigua superpotencia y otro que reclama audazmente una participación activa en el gobierno de los procesos mundiales, está socavando el modelo establecido en el que EEUU era el principal beneficiario. En Washington suelen referirse a este modelo como una especie de reglas establecidas por el Occidente colectivo, y es natural que cualquier reconfiguración amenace con reducir no sólo el flujo de beneficios del que EEUU y sus satélites han parasitado, sino también su importancia como tales. Por ello, se habla de la creciente competencia de las grandes potencias desde diferentes posiciones (aquí Ucrania, Taiwán y otros países, pero no sólo países, sino regiones enteras) para tratar de preservar al máximo sus monopolios y mantener a aliados, socios y satélites en la órbita de su influencia, sin dejar que tomen decisiones soberanas y se pasen al otro bando, aunque sea condicionalmente neutral.

Sin cambios en la doctrina

Lo que llama la atención es el hecho de que se habla de Estados y no de alianzas. Empero, el bloque de EEUU y la OTAN es toda una estructura político-militar regional, que subyuga a estados enteros, separándolos por motivos histórico- culturales de sus vecinos y de ciertos espacios meta-geográficos. Así, Australia, Nueva Zelanda e incluso Japón y Corea del Sur suelen definirse como parte del Occidente colectivo, aunque estos dos últimos países tienen sus propias identidades claramente orientales. Pero los documentos doctrinales básicos de la política exterior estadounidense no han cambiado. La tendencia establecida bajo el mandato de Barack Obama continúa. Rusia, China, Irán y la RPDC son identificados como las principales amenazas para EEUU.

Rusia y su nuevo concepto de política exterior

Rusia

En este contexto, llama la atención el nuevo concepto de política exterior de Rusia, que no sólo cambia el tono, sino que también utiliza una terminología diferente, no característica de las doctrinas anteriores.

Las disposiciones generales ya afirman que «Rusia es un Estado-civilización distintivo, una vasta potencia euroasiática y europacífica que ha unido al pueblo ruso y a otros pueblos que forman la comunidad cultural-civilizacional del mundo ruso». Aunque Nikolai Danilevsky ya escribió en el siglo XIX sobre los tipos culturales y de civilización, aquí se presenta desde una posición estratégica, ya que Rusia es tratada simultáneamente como una potencia europea y del Pacífico (un factor geográfico) y como una potencia euroasiática (un factor ideológico y cultural). También se afirma que Rusia «actúa como uno de los centros soberanos del desarrollo mundial y lleva a cabo su misión históricamente única de mantener el equilibrio mundial de poder y construir un sistema internacional multipolar, para garantizar las condiciones para el desarrollo pacífico y progresivo de la humanidad sobre la base de un programa unificador y constructivo».

Obviamente, esta misión histórica será criticada por nuestros detractores, como lo ha sido repetidamente a lo largo de la historia.

Sin embargo, teniendo en cuenta otros énfasis, como la esperanza de que Occidente comprenda la inutilidad de su política hacia Rusia, así como el interés en la cooperación con diferentes regiones y asociaciones, y países designados entre los socios estratégicos, que se apoya en acciones concretas a nivel internacional, crea nuevas condiciones para la interacción. Y para Occidente, especialmente para Estados Unidos, esto será visto como un desafío competitivo, incluyendo cuestiones ideológicas.

Esto exige un examen más profundo y cuidadoso de las áreas que se destacan tanto en el concepto como las que ya están en marcha. Porque cualquier punto débil será atacado por nuestros rivales geopolíticos. En general, existe una demanda adicional de expertos internacionales en los sectores pertinentes y de especialistas en las regiones y los países individuales. Con independencia del desplazamiento de personal profesional del Occidente colectivo a otras regiones, como ha declarado anteriormente la dirección del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, el lanzamiento de la segunda vía de la colaboración público-privada y de la diplomacia pública mejorará obviamente de forma cualitativa el trabajo en este ámbito desde una perspectiva de estrategia a largo plazo.

rmh/ls

Referencias bibliográficas

[1] https://www.rand.org/pubs/research_reports/RRA969-1.html

[2] https://www.rand.org/pubs/research_reports/RRA290-4.html

[3] https://www.rand.org/pubs/research_reports/RRA307-2.html

[4] https://www.rand.org/pubs/external_publications/EP70029.html

[5] https://www.rand.org/pubs/research_reports/RRA2354-1.html

[6] https://www.rand.org/blog/2023/03/japans-new-security-policies-a-long-road-to-full-implementation.html

[7] https://www.rand.org/pubs/research_reports/RRA597-1.html

[8] https://www.rand.org/pubs/research_reports/RRA1959-1.html

[9] https://www.csis.org/events/allies-and-geopolitical-competition-indo-pacific-region;
https://www.csis.org/programs/emeritus-chair-strategy/regions-and-countries/iran/us-and-iranian-strategic-competition

[10] https://www.csis.org/analysis/policy-agenda-strategic-competition-china

Logo de Prensa Latina
Más artículos :

……………………………………………….

Las opiniones expresadas en estos artículos son responsabilidad exclusiva de sus autores.

……………………………………………….