A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z



Juan José Páz y Miño Cepeda

Paz y Miño Cepeda, Juan José

Paz y Y Miño Cepeda, Juan José. Ecuatoriano. Doctor en Historia Contemporánea de la Universidad de Santiago de Compostela. Decano de la Facultad de Comunicación, Artes y Humanidades de la Universidad Tecnológica Equinoccial (UTE). Coordinador Académico, en Ecuador, de la Asociación de Historiadores Latinoamericanos y del Caribe (ADHILAC). Miembro de Número de la Academia Nacional de Historia.

Leer más...
Fue profesor y dirigió el Taller de Historia Económica (THE) en la Facultad de Economía de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE). Ex cronista de la Ciudad de Quito. Profesor invitado en varias universidades de América Latina, Norteamérica y Europa. Considerado uno de los gestores de la Historia Inmediata.


Los más leídos  


La historia de América Latina para entender el presente histórico

Por Juan J. Paz y Miño Cepeda *

*Especial para Firmas Selectas de Prensa Latina

 

El auge de las ciencias sociales en América Latina transcurrió en las décadas de 1970 y 1980. Con ellas se superó el ensayo como instrumento -bastante generalizado- para tratar los temas más importantes de la región. Y apareció una vasta producción, con una amplia gama de autores, que hicieron época en casi todos los países. Prestigiosas editoriales latinoamericanas, y además europeas, contribuyeron a esa difusión de las ciencias sociales de la región.

La historia fue la ciencia vertebradora en aquel auge. La intelectualidad de la época se caracterizó por acudir a ella con el propósito de afirmar las investigaciones y sustentar las interpretaciones. Si se examinan obras y autores de los que fueron más renombrados, se comprobará lo que afirmo.

Entre esas obras de enorme influencia están los tres tomos de la Historia de América Latina que publicó Siglo Veintiuno Editores, como parte de su colección “Historia Universal Siglo XX”.

El primer tomo (1971), a cargo de Laurette Séjourné, trató las “Antiguas culturas precolombinas”; el segundo (1972), de Richard Konetzke, “La época colonial”; y el tercero (1985), de Gustavo y Hélène Beyhaut, “De la independencia a la segunda guerra mundial”.

La reflexión y el análisis sociales merecen reforzarse con el examen de la historia pasada que enriquece la comprensión del presente, un fundamento que encontró la ciencia social hace varias décadas, motivo de examen en la concepción dialéctica que introdujo Hegel en el campo de la filosofía idealista.

Nacida en Italia (1914), Séjourné era de nacionalidad francesa. Fue arqueóloga en el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México y contaba con una vasta experiencia y una voluminosa obra intelectual. Konetzke fungía como profesor de historia ibérica y latinoamericana, en la Universidad de Colonia, con notable dedicación a las fuentes en el Archivo de Indias de Sevilla.

Gustavo Beyhaut, por su parte, fue profesor en la Universidad de París III (Sorbonne) y también en universidades de Montevideo, Buenos Aires y Santiago de Chile; en tanto Hélène participó como investigadora en el Centro de Estudios de las Relaciones Internacionales de París.

El libro primero tuvo un tratamiento singular: comenzó por un capítulo introductorio sobre el “descubrimiento” y la “conquista”, para dar cuenta de la “América” que habían encontrado los invasores y destructores. Entonces la obra  pasa a revisar las culturas aborígenes, como queriendo mostrar una fotografía de las que existieron al momento del “descubrimiento”. Además, analiza las fuentes y se concentra en las culturas del Perú y  Mesoamérica.

El libro segundo comienza por pintar a los “indios americanos”-sus culturas y su actitud frente a los “conquistadores blancos”- para discutir enseguida los títulos de la conquista y proseguir con el desarrollo de la organización estatal, la iglesia y sus misiones y, sobre todo, la explotación económica, concentrada en los imperios coloniales español y portugués.

El libro tercero distingue varios momentos: el primer período corresponde a las luchas por la independencia; el segundo a la “europeización y expansión económica inducida”; y el tercero al “ comienzo de la crisis”. La lógica argumental es muy importante: el impacto del capitalismo industrial europeo está en las raíces de las economías exportadoras latinoamericanas; la modernización de los transportes y la expansión extractiva en algo modernizan a la región; la inmigración integra la estructura social; desde luego, se enfoca el caudillismo, el militarismo, el bandolerismo, las oligarquías, la búsqueda del orden, las políticas internacionales.

Pero hay un capítulo especial sobre la “europeización” impuesta en los países, que recuerda en mucho a la visión hegeliana de la historia.

El tercer período se inicia con la afirmación del “imperialismo norteamericano”, para luego pasar revista al medio siglo XX, poniendo énfasis en las estructuras económicas y enfocando los cambios sociales y del poder. Los tomos que destaco siguen siendo fuentes obligadas para conocer la trayectoria de América Latina. Hoy contamos con nuevos trabajos de investigación, que evidentemente avanzan mucho más de lo logrado hace varias décadas, y a los cuales haré referencia en otras oportunidades.

Lo que por el momento debería quedar en pie es que la reflexión y el análisis sociales merecen reforzarse con el examen de la historia pasada, pues hay una conexión entre pasado y presente que enriquece la comprensión del presente. Es el fundamento que encontró la ciencia social latinoamericana hace varias décadas y que ya fue motivo de examen de los filósofos de la historia del siglo XVIII, y en la concepción dialéctica que introdujo G.W.F. Hegel en el campo de la filosofía idealista.

ag/jpm

 

*Historiador y analista ecuatoriano.