Firmas selectas

Artículos de Opinión, comentarios y análisis

viernes 24 de mayo de 2024

Padre, Hijo y la Santa Mayonesa…¡y recuerdos de La Habana!

Por Víctor Ego Ducrot

Los recuerdos son sabores…y memorias: Por eso este texto recobrado, que no son los de recienvenido, de nuestro adorado Macedonio Fernández…¡Que atrevimiento el mío!

Tal cual ustedes todos ya deben estar anoticiados, quien me bautizó como me llaman, El Pejerrey Empedernido, fue el amigo Ducrot; creo yo, mejor dicho estoy seguro, con la peregrina idea de disimular su propia condición de tal, de empedernido, caprichoso y pecador, qué no de Peje…Fíjense, si no me creen, en la historia que una vez me contó: habitaba él donde me detenía, atónito, ante un viejo palacio colonial que me hablaba por todas sus piedras, ante la gracia de una cristalería polícroma que me arrojaba sus colores a la cara, ante la salerosa inventiva de una reja un tanto andaluza en cuyos enrevesamientos descubría yo algo como los caracteres de un alfabeto desconocido, portador de arcanos mensajes. Una repentina emoción me suspendía el resuello al sentir la llamada de una fruta, la musgosa humedad de un patio, la salobre identidad de una brisa, la ambigua fragancia del azúcar prieta, según nos dice Enrique, personaje de esa catedral de la novela que se llama Consagración de la primavera, del cubano Alejo Carpentier, con su compatriota José Lezama Lima, refundadores de nuestra lengua castellana.

Es decir, vivía él (Ducrot) en La Habana, cuando con amigotes de artes, de la buenas y de las malas, y trasnochadas en el barsucho de la calle Obispo, y hasta en un antro al aire libre y sobre el Malecón, que se denominaba el Avioncito, fundaron una suerte de logia secreta y desconocida como los Templarios Vengadores de la Mayonesa.

En sus reuniones clandestinas se zampaban rodajas de pan con untes de la gran salsa hecha a golpes de batido de yemas de huevos, discutían casi siempre acerca de fútiles cuestiones y bebían el ron que consiguiesen, cuando era Paticruzado la charla ganaba en solemnidad que no en sobriedad, si hasta uno de sus más conspicuos miembros peroraba de memoria capítulos enteros de Paradiso y de El Siglo de las Luces; o cantaban a cappella con descaro Ayyy…La Habana será mía el día que consiga pizza caliente y cerveza fría.
Pero para tomar ron no necesitaban reuniones iniciáticas, lo hacían cuando morfaban en El Conejito o en La Roca, de allá por El Vedado, o dónde y cuándo fuere…

Es decir, Ducrot designó a este humilde Peje como Empedernido en una chiquilina proyección de sus aficiones: una de ellas fue el ron, otra entre las muchas y sigue siéndola, la mayonesa…

Como todo Templario, los de la yema batida con la obligación de no cortarse, fueron herejes, tanto que si hubiesen vivido en la Europa del siglo XIV y los cachaban los curas esbirros del francés Felipe el Hermoso por ahí les hacían pasar las de Caín, tal cual las sufrieran Jacques de Molay y sus seguidores del Templo o del temple, acusados de pisar la cruz, putear a Jesús y de gustar del amor y el retoce entre gentiles caballeros; qué los de la turrísima Inquisición jamás se privaron (ni privan) de maldad alguna…

¡Pero nooo, qué va! Los integrantes de la logia mayonesística, que a cierto modo espurio de mayéutica socrática apelaban toda vez que le daban a la parla sin detenerse, los integrante de aquella hermandad que muchos años después reaparecieron en la Santa María de los Buenos Aires, barrosa que fue, depredada que es, ninguno de ellos profesan ni fe ni religión, tanto que en entre batido y batido de rojiamarillas sustancias huévicas con meticulosa, cuidadosa, casi amorosa incorporación de aceite, sal y jugo de limón, se han dedicado a estudiar asuntos tales como aquello de la Santísima Trinidad…

Con el arribo concluyente de que la existencia de tal construcción dogmática podría obedecer: a los errores en la traducción de textos antiguos, cometidos por los redactores del credo, primero adoptado por el Concilio de Nicea del 325 y luego por los del de Constantinopla, en el 381, cuando metieron en el balurdo al Espíritu Santo, heredero de los antiguos hálitos herméticos…

O directamente a un forma más o menos solapada de disimular deslumbramientos y éxtasis politeístas (y si observan con picardía, por qué no poligámicos)…Siempre le preguntó yo a Ducrot por qué en esos delirios ustedes se meten sólitos, sin que nadie los llame, por sectarios y fundamentalistas, como todo Templario, en vez de dedicarse a elaborar un tratado mayéutico mayonésico, que tanta falta le hace a la humanidad; y hasta les ofrezco el siguiente programa de trabajo.

I.- Para cuando se elabora en casa es necesario contar con índex recomendatorio que permita evitar el trágico “se me cortó la mayonesa”, el desgraciado instante que la señorita yema y el señor aceite toman atajos diferentes, no se ligan, no se entreveran en un solo y único unte, pese a que sobre caprichosas dualidades, y por tres, ya vimos lo suficiente…¡Ahhh! y que el Altísimo o el Bajísimo no les permitan a ustedes caer en el pecado capital que proponen unos cuantos artilugios telenoveleros que se interrogan con cuestiones como “qué hacer cuando la mayonesa se nos corta”. ¡Nada! Hay que aceptar la realidad y no creer en supercherías heréticas…

II.- Si aspiramos a comprarla en el boliche de la esquina o donde fuere, pero por amor y caridad por favor insistan en aquello que sostengo y reitero cada vez que me queda a tiro: no al maléfico supermercado, esa suerte de recinto perverso que la farolería garca vende como panacea del homo consumere…Si la compran hecha, y las hay muy pero muy buenas, apuntad a las concebidas con fulgores artesanos y entre ellas me atrevo a recomendarles aquellas que, dicen Ducrot y los Templarios habaneros del siglo pasado resucitados a orillas del Río ancho color dulce de leche, son las mejores de por estas comarcas: la elaboradas por Mariano Carballo con la marca Arytza que también propone mostazas, criollas, barbacoas y chimichurris, todas y otras salsas que merecen ser degustadas en el Colón…

III-. Y no debe faltarle al tratado propuesto algún revuelo Summae superior al del mismísimo Boecio, que nos ilustre a todos y a cada uno de los pejes y humanos de la Tierra acerca de la multiplicidad de posibilidades que ofrece ella, sí, la Diosa Única de las Salsas, la Nefertiti del sabor, la Reina Mayonesa: por ejemplo, la misma Arytza las propone en versión más Clásica que el Partenón y Pericles juntos, al jugo de limón; otra en danza con Ajos y una definitiva que es Ahumada…

Pero también tengan en cuenta la posibilidad de combinar una casera con licuado de chiles o ajíes picantes en arrumacos de miel; o la que ensayamos cierta noche de luna llena entre las marejadas secretas del Tuyú, batida con su jugo de limón, pero entreverado con algo poco de caldo de cangrejos; u otra final enhebrada con hilos casi dorados de hinojos asados…Y la Summae podría seguir, pero no, hasta aquí por hoy, no vaya a ser cosa que los Templarios de La Habana y Buenos Aires se embronquen por la mía tanta cháchara…

Por eso tan sólo les recuerdo que sin ella no podría existir la Golf, marplatense que dicen los que dicen, tan compañera fiel aunque melindrosa para un platillo de camarones frescos y palta en rodajillas de relojería Art Déco, al gusto de los anticuados pero con claridad…

Y una dulce, sí dulce, que el amigo ya conocido, no lo nombraré aquí otra vez, jura y recontra jura que se mandaba de niño, sobre pan tostado, con un vaso gigante de soda y unas gotas de tinto…Por los Templarios Vengadores de la Mayonesa, esta vez con un Torrontés de punta, filo y contrafilo…¡Salud!

rmh/ved

Victor Ego Ducrot

Ego Ducrot, Victor Periodista, escritor y docente universitario argentino. Doctor en Comunicación de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), Argentina; profesor titular de Historia del Siglo XX (Cátedra II) en la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP, donde también tiene a su cargo seminarios de posgrado y doctorado sobre Intencionalidad Editorial (Un modelo teórico y práctico para la producción y el análisis de contenidos mediáticos); Medios de Comunicación y Criminología: Análisis y Producción Crítica de Narrativas sobre Delito, Crimen y Violencia; Ensayo Periodístico o Periodismo de Ensayo e Historia: Urgencias y mutaciones en el tránsito en los Siglos XX y XXI. Leer más... Columnista en medios argentinos y latinoamericanos. Fundador y actual director de la Agencia Periodística de Buenos Aires (AgePeBA). Autor de numerosos libros, entre ellos Los sabores de la Patria; Norma; Bs. As. 1996 y reeditado en 2010; Los sabores de la Historia; Norma; Bs.As; 1997; Recolonización o independencia: América Latina en el Siglo XXI, Norma; Bs.As., 2004, en coautoría con Stella Calloni; El derrocado (novela histórica); Sudamericana; Bs.As.; 2005.

Logo de Prensa Latina
Más artículos :

……………………………………………….

Las opiniones expresadas en estos artículos son responsabilidad exclusiva de sus autores.

……………………………………………….